•  |
  •  |
  • END

La resolución de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, que favoreció la solicitud de reelección al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, y a sus 109 alcaldes y vicealcaldes, mereció ayer la más brusca descalificación por parte de los miembros de la sociedad civil y personajes sobresalientes de la Iglesia Católica y Evangélica.

Optimista, el obispo de Estelí y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Juan Abelardo Mata, considera que jurídicamente el presidente Daniel Ortega no ha logrado nada, porque lo que hacen está viciado.

Al admitir sus escasos conocimientos jurídicos, monseñor Mata explica “que no cabe un recurso de inconstitucionalidad contra la Constitución Política”. Sin embargo, aterriza y recuerda “que la triste realidad de Nicaragua es que para los gobernantes, la Constitución es papel higiénico”.

Monseñor Mata advierte que si el presidente Ortega logra reelegirse en 2011, lo que habrá en Nicaragua es una dictadura, un pasar de cuentas y cortar cabezas a todo el que se oponga a los intereses de Ortega.

Partidización de los poderes

Por su parte, Luisa Molina, vocera de la Coordinadora Civil, CC, dijo que los poderes del Estado están demostrando que obedecen a los intereses de una persona.

Valora que en el caso de la CSJ, es una institución que tiene muchos casos importantes pendientes relacionados con los derechos humanos, de la mujer, de la niñez, sin embargo aún no falla para resolverlos.

En contraste, cuando se trató de los intereses del presidente Daniel Ortega, los magistrados de la CSJ fallaron de inmediato para favorecer la reelección del actual Ejecutivo y sus 109 alcaldes municipales en los próximos comicios presidenciales 2011, explicó Molina.

Éste es el comienzo

Pero para ella éste no es el final, más bien “es el comienzo” porque considera que de ahora en adelante hay dos años de por medio para trabajar junto a todos los organismos de la sociedad civil “por el bienestar y la estabilidad de todos los nicaragüenses, para que en 2011 nadie entregue su voto por un pedazo de pan o una libra de frijoles”.

¿Qué pasará con el pueblo?

Para reflexionar sobre estos acontecimientos, el pastor evangélico Augusto César Marenco recuerda una frase bíblica: ¿Cuando se olvidan los fundamentos, qué ha de hacer el justo? Marenco contextualiza esta cita bíblica y enuncia: ¿Qué pasará con el pueblo?.

En ese sentido considera que en Nicaragua está pasando todo lo contrario a lo que se debe vivir en una nación justa con independencia en cada Poder del Estado e institucionalidad que garantice el bienestar de los ciudadanos.

Sin embargo, el pastor Marenco no pierde las esperanzas y por ello piensa que esto no significa que Ortega ya sea nuevamente presidente 2011, así que responde a la pregunta diciendo que “el pueblo tendrá la última palabra”.

Más reacciones

La agrupación política Unión Nacional Opositora, UNO, hizo “un llamado a todos los nicaragüenses que sienten que la situación actual ha llegado a un punto tan peligroso que de no oponérsele puede provocar un escenario incontrolable que tomaría muchas generaciones para recuperar el daño causado”.

Otro movimiento que se manifestó ayer fue “Hagamos Democracia”, el cual también coincide con la agrupación UNO haciendo “un llamado a las fuerzas democráticas del país, a los ciudadanos honestos y respetuosos del orden constitucional, a manifestar su rechazo de forma cívica”.

Hagamos Democracia advierte que este acto denunciado significa una grave involución del proceso democrático hacia situaciones inaceptables que pueden conducir a la violencia.