elnuevodiario.com.ni
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El vicecanciller nicaragüense, Manuel Coronel Kautz, declaró hoy que sería "verdaderamente irónico" que la oposición denuncie al presidente Daniel Ortega por aspirar a un nuevo mandato ante Estados Unidos y otros países cuyos gobernantes "también se reeligen". "Es verdaderamente irónico que los líderes opositores se vayan a quejar con los gobernantes de países que también se reeligen", manifestó el vicecanciller a un canal local.

Dirigentes de la oposición amenazaron con denunciar a Ortega ante la Organización de Estados Americanos, OEA, países y entidades cooperantes por pretender reelegirse en 2011, tras un cuestionado fallo judicial dictado el lunes, que derogó una prohibición constitucional que existía.

"Si van a quejarse a Estados Unidos, el presidente de Estados Unidos se quiere reelegir. Si van a Europa, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, también se acaba de reelegir, mientras que si recurren a la OEA, el secretario general José Miguel Insulza también se está reeligiendo", mencionó Coronel. "Entonces (más bien) van a ver con buena cara el hecho de que le lleguen a decir que Ortega se quiere reelegir", opinó el funcionario.

La cancillería citó hoy a embajadores de los países de la Unión Europea y les explicó el fallo de la Corte Suprema, que eliminó la disposición constitucional que impedía a Ortega aspirar a la reelección en 2011. Al concluir la cita, los diplomáticos europeos se abstuvieron de emitir opiniones. "Necesitamos tiempo para leer la sentencia", indicó el embajador de Holanda, Lambert Grin, después del encuentro.

El jefe de la delegación de la Comisión Europea para Centroamérica, Mendel Goldstein, informó ayer que el bloque analizará próximamente lo ocurrido en Nicaragua. "Vamos a tener que analizar esto en Bruselas. La verdad que la rapidez con que se emitió el fallo no nos ha permitido informar a nuestra sede que esto podría pasar", declaró Goldstein.

Dirigentes sandinistas argumentan que el fallo tiene antecedentes en casos semejantes en Costa Rica y Colombia que permitieron postularse de nuevo a los actuales presidentes Oscar Arias y Alvaro Uribe, respectivamente, sin que hubiese críticas del exterior.