Leonor Alvarez
  • |
  • |
  • END

En las dos últimas semanas las agresiones y ataques contra periodistas y críticos al gobierno se han arreciado, lo cual valida las denuncias hechas por varios personajes críticos y opositores, quienes han expresado que el presidente Daniel Ortega tratará, a través de sus bases orteguistas, de reprimir a los que se le opongan o critiquen.

La joven activista de la Coordinadora Civil, Leonor Martínez; los jóvenes leoneses Eduardo Santos y José Pompilio Miranda, activistas del Movimiento Por Nicaragua, y del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, respectivamente, y --este viernes-- Patricia Orozco Andrade, periodista del Centro de Investigaciones de la Comunicación, Cinco, detenida y agredida por la Policía de León, son la prueba de que el plan de Ortega se está poniendo en práctica, expresó ayer el director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, Marcos Carmona.

Andan provocando en las calles

Estas cuatro personas en particular han demostrado de alguna u otra manera su posición crítica contra el gobierno, y en consecuencia han sido víctimas de agresiones de parte de simpatizantes orteguistas, según sus denuncias oficiales.

“La gente del presidente Daniel Ortega está cumpliendo al pie de la letra el plan, lo están poniendo en marcha, y el objetivo es callar a las organizaciones civiles críticas a él”, dijo Carmona consultado vía telefónica.

Al margen de lo que afirma Carmona, ha habido, en el mismo tiempo, una serie de provocaciones cuyas consecuencias han sido evitadas por las víctimas, según correos y llamadas en nuestro poder.

Granera tiene limitantes

El director de la CPDH comentó que el viernes se reunió con la jefa de la Policía, comisionada Aminta Granera, quien le aseguró que iba investigar cada hecho y se comprometió además a brindarles seguridad a los miembros de los diez organismos señalados en la lista del Plan-Ortega.

Pero por otra parte, la comisionada Granera le explicó que la falta de disponibilidad y recursos eran una limitante.

Plan orteguista se cumple

Carmona reveló la semana pasada que conoció de fuentes orteguistas, un plan que implica una lista de personas, principalmente mujeres, contra quienes los orteguistas tienen órdenes de tomar acciones.

Uno de los nombres que aparece en dicha lista es el de Sofía Montenegro, periodista e investigadora. En ese sentido, Montenegro manifestó que lo que estamos viendo ya no son hechos aislados, sino acciones que demuestran que “estamos ante un régimen de cobardes” y en un clima de hostilidad que ha venido fomentando el gobierno.

Sofía Montenegro responsabilizó directamente al Presidente de Nicaragua de los ataques y las agresiones de la Policía Nacional y de los simpatizantes orteguistas contra los ciudadanos, periodistas y contra el embajador de los Estados Unidos, Robert Callahan.

Como si llegará el rey Atila

Considera que la Policía de León es uno de los focos orteguistas más plegados y subordinados al presidente Daniel Ortega, y por lo tanto la periodista Patricia Orozco sufrió las consecuencias del apasionamiento partidario de los oficiales, quienes, según lo que sabe Montenegro, se han tratado de justificar diciendo que realizaban un operativo porque el presidente Ortega iba a llegar a León.

“Lo que quiere decir que por donde este señor pase, pues vamos a tener que prepararnos a agresión, como que si llega Atila, rey de los hunos”, dijo.

Atila fue el último y más poderoso caudillo de los hunos, tribu procedente probablemente de Asia, aunque sus orígenes exactos son desconocidos. Atila gobernó el mayor imperio europeo de su tiempo, desde el 434 hasta su muerte, en 453.

Paranoia orteguista

Montenegro interpreta que la sobreprotección de la Policía es parte de la paranoia de la propia presidencia, porque saben que la gente ya está harta y en cualquier momento se puede sublevar.

Por su parte, el periodista y vocero de la Coordinadora Civil, CC, que en agosto también fue atacado por orteguistas, Mario Sánchez, condenó la agresión a Orozco y manifestó que debido a los últimos acontecimientos, la CC les recomienda a sus miembros que no anden solos, que no salgan muy noche, entre otras sugerencias. Sánchez considera que de ahora en adelante los orteguistas aprovecharán cualquier ocasión y excusa para agredir a los que públicamente se opongan a Ortega.