•  |
  •  |
  • END

En medio de las múltiples críticas al Proyecto de Presupuesto 2010 por parte de los diputados opositores, el ministro de Hacienda y Crédito y Público, Alberto Guevara, “cruzó espadas” con el ex titular de Hacienda y ahora legislador Eduardo Montealegre Rivas. Ambos se acusaron mutuamente de mentirosos cuando de diseñar presupuestos se trata.

Guevara rechazó las señalamientos en el sentido de que en el proyecto de presupuesto se prioriza el gasto corriente en detrimento del gasto de capital, es decir, la inversión pública. Guevara recordó que durante el gobierno de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro se incluyeron como gastos de capital varios rubros que en realidad constituían gastos corrientes, por lo que al final de cada año presupuestario, el gobierno aparecía con un amplio margen de ejecución en la inversión pública.

Según Guevara, esa situación se repitió durante los subsiguientes gobiernos. Recordó que durante la administración del presidente Enrique Bolaños Geyer, el entonces ministro de Hacienda, Eduardo Montealegre, continuó con esa práctica “nociva” para las finanzas públicas.

Los disfraces, según Guevara

“En el año 2006 se decía que el gasto de capital era de 6,700 millones de córdobas, pero en realidad sólo 2,800 millones eran gastos de capital, pues el resto era gasto corriente, gasto burocrático, disfrazado de gasto de capital. En 2007, el gobierno (del Presidente Daniel Ortega) corrigió todo eso y se dejó realmente el gasto de capital en 6,000 millones de córdobas, lo que significa un aumento real en este rubro”, dijo Guevara.

Molesto con la crítica, Montealegre cuestionó el proyecto de presupuesto 2010, señalando que este año la relación entre el gasto de capital –-que garantiza la inversión pública-- y el gasto corriente fue de uno a dos, es decir, por cada córdoba que el gobierno destinó al gasto de capital, también consignó dos córdobas con 30 centavos al gasto corriente, o sea, al gasto burocrático.

Montealegre a la carga

Para el año 2010, explicó Montealegre, esa relación aumenta, y por cada córdoba en gasto de capital el gobierno destinará tres córdobas con 39 centavos al gasto corriente.

Además, Montealegre criticó el hecho de que en el proyecto de presupuesto el gobierno esté destinando 2,000 millones de córdobas en bonos del Tesoro para cubrir el déficit fiscal. “Están cubriendo con deuda interna, el hueco presupuestario. Quién va a comprar bonos del Tesoro, a quién le van a vender esa deuda”, cuestionó el diputado.

“Engañaron a todo el mundo, porque éste es un presupuesto que señala un decrecimiento en la economía del dos por ciento. Pero además pretenden emitir bonos del Tesoro hasta por 2,800 millones de córdobas, a tasas de interés del 10 al 12 por ciento anual, eso no es correcto, no es finanzas sanas”, explicó.