•  |
  •  |
  • END

El 42 por ciento de la reducción presupuestaria hasta hoy se concentra en los ministerios de Educación, Salud y en el Ministerio Agropecuario y Forestal, según las proyecciones hasta 2013 que contiene el marco presupuestario en el mediano plazo, elaborado por el gobierno en conjunto con el Fondo Monetario Internacional, FMI.

Según valoraciones del economista Adolfo Acevedo, “el servicio de la deuda pública y la transparencia del Banco Central son la prioridad número uno en un programa con el FMI”.

El economista explica que los recursos totales que tiene disponible el presupuesto están separados, de tal forma que los recursos destinados al pago de la deuda pública son unos y los que se transfieren al Banco Central son otros, “lo que sobra es lo que se asigna a las distintas instituciones”.

Los chingastes

En ese sentido expresa que “la prioridad en la asignación de recursos corresponde al servicio de la deuda pública, más la transferencia del Banco Central, luego el Ministerio de Educación, Salud, Transporte e Infraestructura, transferencias a las municipalidades, universidades, gobernación, y el resto ya es casi puro chingaste”.

Acevedo explica que ésa es una “típica política” de ajuste del FMI. “Reducir el gasto primario, afectando principalmente Salud y Educación, para acomodar el aumento del servicio de la deuda externa que corresponde básicamente a los bonos de indemnización y las transferencias al Banco Central”.

En ese sentido Acevedo explicó que hay un aumento en las cifras de los gastos que no se destina a reducir la pobreza. “Se reducen los ingresos fiscales destinados a cubrir la deuda pública, pero aumenta el gasto que no está orientado a reducir la pobreza”, manifiesta.

Pobreza, un destino incierto

Cuando Acevedo se refiere al “gasto que no está orientado a reducir la pobreza” está hablando de la Asamblea Nacional, AN, la Corte Suprema de Justicia, CSJ, gastos de defensa y seguridad. “Todo lo anterior tiene su prioridad, mientras se reduce fuertemente la prioridad asignada al gasto social”, asegura el economista.

“Yo no sé cómo el gobierno manda estas proyecciones a la Asamblea, porque lo que está diciendo es: ‘Voy a asignar cada vez menos recursos fiscales al gasto de reducción de la pobreza y los voy a aumentar al gasto que no está orientado a reducir la pobreza’”, dijo Acevedo. Agregó que “habría que preguntarle al mismo presidente por qué hace eso”.