•  |
  •  |
  • END

Uno de los integrantes del organismo civil Red Nacional de Resistencia Ciudadana, Gabriel Vasconcelos, denunció ayer que los miembros del Consejo de Participación Ciudadana, CPC, de su barrio, Villa Reconciliación, han intentado meterlo preso a él, a su hermano y a su mamá porque no comparten la ideología orteguista.

El joven de 23 años de edad refirió que los CPC contratan a pandilleros para que lo ataquen y luego ponen una denuncia en la Policía contra él.

Relató que el día nueve de octubre un grupo de pandilleros lo apaleó y apedreó dejándole dolorosas secuelas principalmente en la espalda. Incluso en Medicina Legal le dijeron que faltó poco para que le fracturaran una costilla.

Sin embargo, cuando fue a interponer la denuncia contra sus agresores, ya existía una que lo acusaba a él como agresor.

Su mamá era activista liberal

Vasconcelos cree que los CPC tienen en la mira a su familia porque su mamá, Francisca Castellón, anteriormente era activista liberal en el barrio, pero en la actualidad “no pertenece a ningún partido político y ahora sólo se dedica a su familia y a profesar la religión evangélica”.

Sin embargo, en varias ocasiones la han acusado de distintos actos ilícitos que siempre han demostrado que son falsos.

El acoso de parte de los CPC es tal que la familia de Vasconcelos ha llegado a interponer las denuncias directamente a las autoridades de Plaza el Sol, donde también exteriorizaron que los oficiales del Distrito VI siempre se parcializan con los CPC. Los oficiales que acusa Vasconcelos son Bernardo Solís, Jefe de Auxilio Judicial, y el capitán René Ortiz.

EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con el jefe del Distrito VI de la Policía, Martín Solórzano, pero éste dijo no saber nada sobre las denuncias. Sobre los oficiales mencionados manifestó Solórzano que ambos se encuentran de vacaciones y era difícil localizarlos, aun así se comprometió a revisar el caso de Vasconcelos.