•  |
  •  |
  • END

Las compañías petroleras serán responsables penalmente por la contaminación del medioambiente cuando se trate de derrames de combustibles durante el proceso de transporte, o en las estaciones de servicio, quedó establecido en el artículo dos de la Reforma a la Ley General de Hidrocarburos, cuyos primeros tres artículos fueron aprobados ayer en la Asamblea Nacional.

Además de enfrentar procesos judiciales, civiles y penales, todos “los agentes involucrados en la cadena de distribución de hidrocarburos” correrán con los gastos que requieran los “estudios y remediación” del daño ambiental ocasionado.

“El artículo titulado “Responsabilidad económica en caso de contaminación”, establece que “en caso de contaminación al medioambiente, producto de las operaciones de los agentes involucrados en la cadena de distribución de hidrocarburos, que requiera caracterización ambiental y remediación, todos los costos correrán por cuenta de estos agentes económicos, solidariamente responsables, sin perjuicio de las ulteriores responsabilidades civiles y penales que deriven de las acciones en la vía jurisdiccional”.

Se agrega, además, que “correrá por cuenta de los agentes económicos responsables de la contaminación, todos los costos administrativos en que incurra el comité técnico formado por las instituciones de gobierno para atender el seguimiento de la remediación del sitio”.

Definen funciones

Con el artículo tres se reformaron los artículos seis y siete de la Ley General de Hidrocarburos, y en el mismo se definen claramente las facultades y atribuciones del Ministerio de Energía y Minas, MEM, y del Instituto Nicaragüense de Energía, INE.

Al MEM le corresponde elaborar, aprobar y poner en vigencia, a propuesta del ente regulador, INE, las normas, criterios, especificaciones y regulaciones técnicas que regirán las actividades de la cadena de hidrocarburos y las políticas energéticas nacionales, los planes indicativos y las estrategias nacionales relativas a los sectores de hidrocarburos.

El MEM también recibirá y autorizará las solicitudes de licencias de suministros de hidrocarburos y las autorizaciones para las construcciones petroleras; además modificará, prorrogará y cancelará las licencias para la importación, exportación, refinación, transporte, almacenamiento y comercialización de hidrocarburos, así como las autorizaciones de construcción de instalaciones petroleras.

INE policial

Entre las funciones del INE se destacan las inspecciones a las instalaciones de los diversos actores involucrados en la cadena de distribución de los hidrocarburos. Durante las inspecciones de los funcionarios del INE, éstos podrán auxiliarse de agentes policiales en caso de ser necesario, según lo establecido en el numeral 10 de las facultades.

“Solicitar el apoyo de la fuerza pública, en los casos en que se requiera, para llevar a efecto las funciones y actividades que al respecto le establezca la presente ley y su reglamento”, se lee en el numeral correspondiente.

Le corresponde al INE “regular, supervisar y fiscalizar todas las actividades relacionadas con cada uno de los eslabones de los suministros de hidrocarburos, incluyendo el control de precios en los casos que corresponda, así como la aplicación de las normas, especificaciones técnicas y administrativas a todas las operaciones desarrolladas en el subsector, en el suministro de hidrocarburos”.

El INE también podrá “suspender temporalmente el funcionamiento de las instalaciones involucradas en la cadena de suministros de hidrocarburos, así como suspender las operaciones de los agentes económicos que infrinjan la ley y su reglamento”. Además, decomisará el producto procedente de actividades de la cadena de suministros que no cuente con la licencia respectiva”.

Suspenden sesión

El presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, debió suspender ayer la sesión durante la cual se discutía y aprobaba la reforma a la Ley General de Hidrocarburos, pues una comitiva del denominado movimiento de los “No pago”, reclamaba la discusión y aprobación de la ley especial de productores con deudas con las microfinancieras, cuyo dictamen no fue incluido en la orden del día.

Los gritos de los productores no permitían la lectura de las mociones presentadas por los diputados, por lo que no se pudo avanzar más en la reforma a la Ley de Hidrocarburos. Antes de suspenderse la sesión, el tercer secretario del Parlamento, Alejandro Ruiz Jirón, leyó un pronunciamiento de los productores solicitando la puesta en agenda de la ley que les permitiría renegociar sus deudas con las microfinancieras.