Leoncio Vanegas
  •   JALAPA, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Humberto Pérez Largaespada, ex alcalde, secretario político y delegado del “poder ciudadano” en Jalapa, comunicó a mediodía del domingo último su decisión de renunciar a sus cargos para no seguir siendo tildado como el “torpeador” de la gestión edilicia que ahora dirige Orlando Zeledón Sobalvarro, un recién convertido al orteguismo.

Una fuente cercana al consejo sandinista local dijo a EL NUEVO DIARIO que el político llamó a un grupo de secretarios políticos comarcales, aparentemente leales a él, para comunicar su retiro. “Incluso, los dejó solos en la casa del partido y se fue a su casa”, reveló.

Agregó la fuente que la decisión no fue por voluntad propia, sino que “lo obligaron a renunciar, porque allá arriba, con la destitución de estructuras partidarias en las comunidades, más los problemas con el alcalde y su concejo, se convencieron de que se jugaba con el riesgo de perder elecciones futuras en el municipio”.

Añadió que el ex edil se retira muy resentido con Zeledón Sobalvarro, a quien apoyó como favorito para sucederle en el cargo. El nuevo administrador local ha informado en asambleas sandinistas que encontró una alcaldía hasta sin energía eléctrica y sin otros servicios, además, con una pesada deuda de más de 10 millones de córdobas, y no los uno y medio que había pronunciado Pérez Largaespada en el traspaso.

Las disputas no cesarán

David Sobalvarro, uno de los más críticos de la gestión de Pérez Largaespada, celebró la defenestración en un canal de televisión local calificando el hecho como un “19 de julio en chiquito”.

La ciudadanía está a la espera de las reacciones de uno y otro bando, porque presuntamente un grupo seguidor de Pérez Largaespada se manifestaría en las calles en apoyo a su persona, según información brindada por Marvin Zelaya, periodista del Canal 13 local.

Acciones violentas ya ocurrieron cuando llegó Nelson Artola, a principios de año, delegado por la Secretaría Nacional del FSLN para restituir en el cargo de secretario político al ex alcalde. En esa ocasión, partidarios de Pérez Largaespada se apostaron amenazantes hasta con armas de fuego en el portón del local del Estado donde funciona un instituto técnico agropecuario, para no permitir la entrada al otro bando que estaba armado con lanzamorteros, entre los que figuraba el diputado César Castellanos.

En el transcurso de esta semana llegará al municipio una comisión de instancias departamentales y nacionales a nombrar a la sucesora o sucesor de Pérez Largaespada.