Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega advirtió ayer a los opositores nicaragüenses que avalaron el golpe de Estado en Honduras, que luego no invoquen la Carta Interamericana de la Organización de Estados Americanos, OEA, ni a los europeos o estadounidenses porque, según la experiencia en Honduras, dijo, “la única carta que vale, es la de los pueblos”.

“Los golpistas aseguran que se van a llevar a cabo elecciones, pero estamos claros que este proceso de orden político quiere legitimar el golpe”, dijo Ortega, quien luego advirtió a los opositores: “Pongan su barba en remojo, que lo que le pasó al presidente Manuel Zelaya les puede pasar a ustedes”, expresó sin mencionar nombres.

“¿Con qué autoridad van a reclamar? ¿Cuál Carta Democrática? Aquí la Carta Democrática (de la OEA) ha quedado hecha pedazos. Mañana (hoy) quedaría totalmente hecha pedazos. No hay Carta Democrática que valga. La decisión quedará ya en los pueblos”, dijo Ortega.

El Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el Movimiento Vamos con Eduardo no condenaron el golpe de Estado que sacó a Manuel Zelaya de la presidencia del país vecino el 28 de junio pasado.

“Queda más que demostrado que de poco sirve una declaración de un organismo como la OEA,  que está llamando a  que se respete la Carta Democrática. La Unión Europea, las Naciones Unidas, todos pronunciándose, condenando el golpe. Todos demandando acción y ¿qué pasa?, pues nada. Y al final los golpistas reciben la bendición de Washington”, dijo Ortega durante la firma de cuatro convenios de préstamos con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID.

Ortega -quien quiso llamar la atención a los que apoyaron el golpe-, fue beneficiado por una sentencia de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, firmada por seis magistrados sandinistas que lo habilita a participar nuevamente como candidato presidencial, aunque el artículo 147 de la Constitución se lo prohíbe.

Los opositores se han quejado en más de una vez porque la OEA no se ha pronunciado por las denuncias de fraude en las elecciones municipales ni sobre dicha sentencia. Esta semana que se pronunció el Parlamento Europeo, la oposición instó a la OEA a tener una posición más beligerante sobre ambas situaciones.