•   Bluefields / RAAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Una trabajadora de una institución estatal de Bluefields, Región Autónoma Atlántico Sur, RAAS, denunció haber sido presionada para ir a hacer fila en una escuela primaria del barrio Santa Rosa, donde se realizaba el proceso de verificación para que el magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, y su comitiva se llevaran una buena impresión en la supervisión que efectuaron ayer domingo en el último día de este proceso.

La denunciante, que solicitó el anonimato por temor a represalias, manifestó que las máximas autoridades partidarias del Frente Sandinista en la RAAS y del Poder Electoral están preocupadas por la raquítica asistencia de ciudadanos a los centros de verificación.

Mientras que en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, Rivas, acompañado por sus colegas José Marenco, José Luis Villavicencio y René Herrera, entre otros funcionarios, llegó a Bluefields al mediodía de ayer para constatar cómo marchaba el proceso de verificación.

Admite apatía ciudadana

Rivas admitió que pocos ciudadanos han asistido a verificarse. “Lo que pasa es que el pueblo le tiene confianza al Poder Electoral y saben que si ya han votado aparecerán en el padrón”, justificó.

En relación a un inminente abstencionismo en las elecciones regionales que se realizarán en la RAAN y la RAAS el domingo 7 de marzo de 2010, Rivas dijo que generalmente solo un 35 por ciento de ciudadanos participan en estos comicios.

Ante las quejas de cambio de ubicación de algunos centros de verificación, Rivas respondió que estas elecciones son distintas y explicó que los ciudadanos podrán ir a verificarse en los CEM hasta el 6 de diciembre de 2009.

Por otra parte, la activista del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, de Bluefields, Iracela Salaverry, fustigó a los magistrados electorales por derrochar enormes cantidades de dinero en la movilización de una gran comitiva, mientras no hay suficientes recursos para el proceso electoral.

Salaverry denunció que a 200 jóvenes simpatizantes del PLC les han negado su cédula de identidad por supuesta falta de papelería, lo que despierta suspicacias entre la oposición.

Rivas rehusó referirse al escándalo que estalló en Costa Rica en torno a él y su hermano el embajador Harold Rivas, por la importación de tres vehículos de lujo sin pagar impuestos. Rivas dijo que todo era una campaña montada en su contra y que prefería no opinar sobre ese asunto.