•  |
  •  |
  • END

Los funcionarios hondureños que están exiliados en la Embajada de Honduras en Nicaragua, desde que el presidente depuesto Manuel Zelaya fue expulsado de su país, manifestaron ayer que el proceso electoral que se concretó el fin de semana fue un fracaso, porque hubo un abstencionismo de al menos 65 por ciento.

Enrique Flores Lanzas, quien era ministro de la Presidencia en el gobierno de Zelaya, reiteró que no reconocerán estas elecciones calificadas como “ilegítimas”, ni al gobierno que resultó electo. “Vamos a seguir luchando por una restitución incondicional, por un acuerdo político de los hondureños, que nos lleve a un nuevo proceso electoral o a una asamblea nacional constituyente”, dijo Flores Lanzas ayer en conferencia de prensa.

Explicó que los corresponsales que respaldan a Zelaya en Honduras realizaron una contabilidad de votos que demuestra que hubo un abstencionismo del 65 al 70 por ciento.

“El monitoreo que nuestra organización hizo a nivel nacional, nos arroja que el nivel de abstencionismo es como mínimo del 65 al 70%”, el más alto en la historia nacional, lo que implica que apenas votó un máximo del 30 al 35 por ciento del electorado”, indica un comunicado entregado en la conferencia de prensa.

Embajada se pronuncia contra elecciones

En la nota de prensa, la Embajada de Honduras denuncia que en las elecciones que consideran “fraudulentas” hubo “ingreso de salvadoreños, afines al partido Arena, traídos para votar a nuestro país, tal como denunciaron los campesinos en el municipio de Magdalena”, se lee en la nota.

En la conferencia de prensa también estaban presentes las ministras de Energía y Finanzas, Rixi Moncada y Rebeca Patricia Santos, respectivamente, quienes también manifestaron que no se darán por vencidos en su afán de restituir a Manuel Zelaya en el poder.