•  |
  •  |
  • END

El proceso de verificación electoral en las regiones autónomas del Caribe nicaragüense fue raquítico, situación que el mismo presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, constató junto a otros magistrados en algunos centros de votación en el Triángulo Minero.

En uno de los recintos de verificación ciudadana, en la escuela “Rubén Darío” de Rosita, se le informó al magistrado Rivas que sólo cinco de un poco más de 300 personas habían sido verificadas desde el sábado hasta la mañana del domingo. En otra junta se le dijo que habían llegado 25.

Pero esa tendencia se mantenía igual, pues en el centro de votación 860, con 4 juntas, que corresponde a la zona Risco de Oro, en Rosita, de mil 421 personas registradas en el padrón electoral, sólo 76 llegaron a realizar el trámite de cambio de domicilio, y 50 asistieron a verificarse.

En el centro 861, que comprende el empalme de Las Minas con Prinzapolka, donde existen 3 juntas, 66 personas de 861 del padrón, acudieron a hacer cambios de domicilios, y 75 quedaron verificadas.

Similar fue el ejercicio que se registró en el centro de votación 852, ubicado en Banacruz, jurisdicción de Rosita, donde 66 personas tramitaron sus cambios de domicilio y 77 de 842 tenidos en el padrón electoral, confirmaron su domicilio actual.

PLC prepara para denunciar

El Partido Liberal Constitucionalista, PLC, asegura sentirse aislado en el proceso electoral del Caribe, luego de que sus fiscales no fueran autorizados en ningún centro de verificación en el municipio de Paiwas, Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, según informó el presidente honorario de ese partido, Arnoldo Alemán, quien desde ya desconfía de los comicios.

Los liberales constitucionalistas han hecho una serie de denuncias a este proceso, por lo que pedirán haya observación nacional e internacional, pero reconocen que no tienen posibilidad de hacerla efectiva. En ese sentido, el vicepresidente del PLC, Wilfredo Navarro Moreira, anunció que recopilarán pruebas en caso de que se consume un fraude electoral en los comicios regionales, para luego hacer las respectivas denuncias y promover la nulidad del proceso. Esa misma estrategia aplicó este partido a las elecciones municipales de 2008, pero no obtuvo resultado alguno.

Verificación fue un fracaso

Alemán consideró un fracaso el proceso de verificación debido a la baja participación de los ciudadanos que no superó el 15 por ciento de votantes. Además, señaló debilidades en la logística, pues en algunos centros no tenían suficientes técnicos, y la publicidad del proceso de verificación, fue casi nula.

Según el reporte de los fiscales liberales en el resto de la región, los padrones preliminares entregados a los partidos políticos no coinciden con el que dispusieron en los Centros de Votación.

Por otro lado, Arnoldo Alemán asegura que el presidente Daniel Ortega asignó en el Presupuesto General de la República para la RAAS, gobernada por los liberales, menos de la mitad de transferencia en comparación con la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, gobernada por el FSLN.