•  |
  •  |
  • END

Los diputados opositores en la Junta Directiva de la Asamblea Nacional dieron ayer un paso atrás en su intención de poner en agenda la iniciativa de Ley de Nulidad de la Sentencia 504, emitida el 19 de octubre por seis magistrados sandinistas de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, la cual permite la reelección del presidente Daniel Ortega.

Esta vez, los diputados consiguieron incluir en la agenda del jueves una resolución de rechazo a la sentencia reeleccionista.

Sin embargo, el primer secretario del Parlamento, Wilfredo Navarro Moreira, y el segundo vicepresidente, Carlos García Bonilla, reconocieron que una resolución legislativa no tiene carácter vinculante, es decir, que no tiene ninguna validez desde el punto de vista jurídico, y, por tanto, los magistrados que emitieron la sentencia reeleccionista no están obligados a acatarla como ley.

El segundo vicepresidente García Bonilla dijo que si bien la resolución legislativa no tiene fuerza de ley, sí conlleva un efecto político, opinión que comparte Navarro Moreira. Ambos legisladores señalaron que la resolución será discutida y aprobada el próximo jueves, pero explicaron que el próximo año continuarán impulsando la iniciativa de Ley de Nulidad de esa misma sentencia, la cual aún no está incluida en ningún documento oficial para pasar al plenario y se encuentra estancada en la Primera Secretaría.

Lo ven como victoria política

Se desconoce aún los motivos por los cuales esa iniciativa no ha pasado a la agenda, considerando que los diputados opositores son mayoría en la Junta Directiva, pues cuentan con cuatro de los siete cargos que la conforman.

Tanto Navarro como García consideran que la resolución que aprueben el jueves les dará una victoria política, aunque no jurídica, pero insistieron en que el próximo año impulsarán la iniciativa de Ley de Nulidad.

Navarro dijo que la propuesta de resolución va dirigida no sólo a desconocer la sentencia de la Sala Constitucional, sino también a reafirmar que la facultad para modificar la Constitución Política y las leyes de la República es exclusiva de la Asamblea Nacional.

¿Más amarres?

Navarro reconoció que no existe ninguna garantía de que la Ley de Nulidad de la Sentencia 504 sea aprobada, pero confió en que sus colegadas de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Carlos García y Alejandro Ruiz Jirón, respaldarán que pase a la Comisión de Justicia para continuar con el trámite ordinario de formación de la ley.

Navarro negó que la Ley de Nulidad se convierta el próximo año, en un mecanismo de presión al gobierno para negociar los nombramientos de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, y del Consejo Supremo Electoral, CSE, así como de los Contralores Colegiados y demás funcionarios de diversas instituciones, cuyos períodos vencen en los próximos tres años.

A propósito del tema, Navarro no ve ningún inconveniente en que la Asamblea Nacional cierre esta legislatura sin elegir al nuevo procurador y subprocurador de Derechos Humanos, pues el período de los actuales funcionarios, Omar Cabezas Lacayo y Adolfo Jarquín Ortel, respectivamente, vence el próximo 10 de diciembre.

El también vicepresidente del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, recordó que existe un compromiso político de su partido de no elegir ningún cargo sin el consenso de todas las bancadas opositoras, y hasta no elegir a funcionarios idóneos, además de impulsar reformas profundas en las estructuras electorales del país.