•  |
  •  |
  • END

Los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, buscan consenso para elegir los cargos públicos --principalmente las magistraturas--, que quedarán vacantes a partir del próximo año, y no descartaron la posibilidad de negociar bilateralmente con el Frente Sandinista, si la dirigencia del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, insiste en reconocer de manera parcial los denominados “Acuerdos de Metrocentro I y II”.

Enrique Quiñónez y Augusto Valle, de la BDN, así como Carlos García, de ALN, confirmaron que hay conversaciones informales en ese sentido. Una de las reuniones se realizó la semana pasada en un restaurante capitalino, y en ella participaron diputados de ambas bancadas.

Los tres legisladores dejaron abierta la posibilidad de “negociar” con el Frente Sandinista las magistraturas de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, contralores colegiados y demás cargos públicos pendientes, si el PLC insiste en que sólo elegirán magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, con el consenso de las bancadas opositoras, y los demás cargos los elegirá “conforme con la Constitución Política”.

“Las magistraturas no son del PLC”

“Las magistraturas no son exclusivas del PLC y todo puede suceder”, respondió el diputado de la BDN, Enrique Quiñónez Tuckler, al consultarle si este grupo de diputados de su bancada y de ALN estaría dispuesto a negociar directamente con el Frente Sandinista para repartirse los cargos.

Por su parte, el diputado de la BDN, Augusto Valle, se refirió en términos similares, alegando que “en política no se puede descartar nada”. Agregó que varios legisladores de su bancada y de la ALN se han estado reuniendo para analizar tanto el tema de las elecciones regionales de la Costa Caribe, como el de la elección de magistrados electorales y judiciales, sin embargo, aclaró que se trata de “pláticas informales”.

De manera extraoficial, EL NUEVO DIARIO, conoció que un grupo de diputados de la BDN se opone a negociar directamente los cargos con el Frente Sandinista, pero existe otro bando que opina lo contrario, pues al final el PLC podría juntarse con el FSLN y elegir a los magistrados del CSE y de la CSJ, dejando fuera a las demás fuerzas políticas.

“La mala noticia es que la oposición no tiene los votos para elegir. La buena noticia es que tampoco el Frente Sandinista los tiene”, expresó Quiñónez, al tiempo que señaló que, de una u otra manera, cualquier fuerza política opositora terminará negociando con el partido de gobierno para elegir los cargos. “Y si no somos nosotros, será el PLC”, advirtió.