• |
  • |
  • END

El retiro de Panamá del Parlamento Centroamericano, Parlacén, y los distintos acontecimientos políticos acaecidos en la región en los últimos días, provocaron una crisis en el anhelado proceso de integración centroamericana, así lo calificó Carlos Molina Minero, Presidente del Comité Consultivo del Sistema de Integración Centroamericana, Ccsica.

Molina afirmó que en estos momentos “hay un rompimiento político en Centroamérica, y eso nos preocupa, porque deviene una crisis. Lo que nosotros estamos buscando es eliminar la institucionalidad de la integración para fortalecer la misma, pero de esta manera nos estamos alejando de nuestro principal objetivo”.

Respecto a la actitud de Panamá, Molina opinó que este país debe respetar los convenios internacionales. “Si ellos no están contentos con el funcionamiento del Parlacén --en lo cual podrían tener razón--, sin embargo deben actuar desde dentro del mismo para hacer las reformas necesarias y que el Parlamento Centroamericano mejore”.

Así mismo, Molina llamó a los mandatarios de la región para que contribuyan en la unificación de la región centroamericana. “Hace falta una maduración política en los gobernantes, nosotros como Ccsica exigimos que se sienten a negociar, solucionen sus diferencias políticas. Pero si la crisis continúa, cada vez será más difícil vernos como región”.

Critican a Panamá

De igual manera, el doctor Alejandro Gómez, Magistrado de la Corte Centroamericana de Justicia, con sede en Nicaragua, calificó la acción de Panamá como un retroceso al movimiento de integración regional.

Añadió que “yo creo que este asunto de Panamá está trascendiendo el campo jurídico, y se está convirtiendo en un tema de ‘amor propio’, hay una especie de capricho: ‘yo presidente de Panamá me retiro y punto, no me importa si estoy haciendo lo correcto o no’”.

Por otro lado, el Parlacén emitió un comunicado ayer, en el que admitió que el retiro de Panamá fue después de una intensa polémica. En el mismo comunicado pidieron respeto y una discusión de altura y de buena fe, al catalogar los argumentos panameños como simples opiniones y no como un criterio especializado.