•  |
  •  |
  • END

El Inspector General del Ejército de Nicaragua, mayor general Ramón Calderón Vindell, despejó ayer toda duda sobre su retiro o permanencia en la institución militar al señalar que “no es mi interés, quedarme, ni es sano para la institución la continuidad de alguien en un cargo, en un grado que ya ha pasado el tiempo que tiene establecido”. El alto militar, además, está dispuesto a aceptar un cargo en el gobierno en caso que el presidente Daniel Ortega se lo proponga.

“Podemos ser necesarios para la institución, pero no indispensables”, respondió Calderón Vindell al ser consultado sobre la posibilidad de continuar en el Ejército cuando se retire el actual jefe, general Omar Halleslevens, y asuma el actual jefe del Estado Mayor, general Julio César Avilés.

“¿Como debería ser el mecanismo? El Comandante en Jefe pasa a retiro conforme a la Ley, el 21 de febrero y su servidor, posiblemente un día o dos días después, una vez que sea nombrada la nueva Comandancia”, explicó luego de defender la reforma a la Normativa Interna Militar.

En círculos informativos trascendió que Calderón Vindell podría ocupar un cargo en el gobierno cuando ingrese a la vida civil. Ayer, luego de participar en la firma del “Programa Nacional de Desminado” financiado por el gobierno de Japón, dijo que todo “ha sido especulación”, pero enseguida dejó ver sus aspiraciones.

“Si me va a proponer algo el Presidente tiene que ser después del 22 de febrero.

No puedo responder sobre un supuesto… Si el 22 de febrero el Presidente considera que puedo trabajar en algún cargo, estaré dispuesto. Estoy preparado, tengo experiencia en administración, creo que la experiencia y el trabajo en la institución vale.”, expresó el general.

“Si me lo proponen tendría que ver si puedo aportar. No lo estoy descartando”, agregó Calderón Vindell, cuyo cargo a asumir, se presume, sería el Ministerio de Defensa.

La posibilidad de que Calderón Vindell no se retire provocó polémica, sobre todo después que el presidente Daniel Ortega dijo en un acto público que “tanto en la Policía como en el Ejército se nos retiran los cuadros enteros”.

“En otros ejércitos ahí vemos generales de 60 años, 70 años, y están campantes ahí los generales; aquí no, tenemos unas normas que por lo nuevo de nuestro Ejército tendremos que ir viendo cómo mejorar, cómo perfeccionar, para potenciar la experiencia que tienen todos ustedes acumuladas”, dijo entonces el Presidente.

Japón coopera

El canciller Samuel Santos firmó ayer una serie de programas con el embajador de Japón, Shinichi Saito, que serán financiados por ese país.

Entre los programas está la construcción del Puente Santa Ana-Fe, que unirá a Nicaragua con Costa Rica y “mejorará el transporte en la zona del Río San Juan”.

Fue aprobado, además, el proyecto de mejoramiento del camino Wapí-El Tortuguero, cuya zona fue afectada recientemente por el Huracán “Ida” y el “Programa Nacional de Desminado Humanitario”, que se ejecutará, según dijo el general Calderón Vindell, en Mozonte, Wiwilí y Jinotega.