•  |
  •  |
  • END

Organismos de la sociedad civil reprobaron el año legislativo 2009, porque según valoraciones de sus representantes, el trabajo de la Asamblea Nacional, se centró en discusiones políticas por el control del poder y la mínima aprobación de leyes de carácter social.

El director ejecutivo de Ética y Transparencia, EyT, Roberto Courtney, evaluó el año legislativo 2009 como un trabajo “deteriorado”, “más de lo mismo” y la aprobación de leyes “dañinas para el pueblo de Nicaragua”.

Para Courtney el trabajo de legislativo es “deficiente” desde hace un tiempo y asegura que se puede hablar de la productividad “estrictamente” en términos de cantidad de leyes aprobadas, pero sin efectos positivos para el pueblo de Nicaragua.

Diputados no representan al pueblo

El director ejecutivo de EyT manifestó que no existe representatividad de los ciudadanos en la Asamblea Nacional, porque los diputados “no trabajan ni en función y ni beneficio del pueblo”.

Considera que la deficiencia de la Asamblea Nacional radica en que los legisladores son elegidos por “planchas” de partidos políticos y no por listas, como debería ser. Courtney señala que esta debilidad tiene su origen en la Ley Electoral.

“La Ley Electoral hace que no votemos por un listado, sino por una plancha. No hay un solo managua que haya votado por un diputado que los represente”, expresó Courtney. “Votan por un partido y el partido manda a los diputados”, agregó.

El representante de EyT consideró que “mientras tengamos la forma de elección por plancha, los diputados representarán a las fuentes de poder dentro de sus propios partidos políticos”.

Intensiones fallidas de la oposición
Por su parte, el coordinador de programas electorales del Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, José Somarriba, expresó que el año legislativo estuvo enmarcado en las intensiones fallidas de concretar una unidad opositora; la iniciativa de anular las elecciones municipales que nunca se logró y la aprobación de leyes políticas sin dar mucha prioridad a los temas sociales.

Según el monitoreo del Ipade, el primer gran tema que absorbió el trabajo de la Asamblea Nacional fue “el fraude electoral”. En función de ese tema se presentó una serie de iniciativas, entre ellas la ley de nulidad de las elecciones y la destitución de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE.

Somarriba explicó a inicios de año la discusión se focalizó en la Junta Directiva del Parlamento. “La oposición quería el control de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, pero eso no pudo ser”, explicó Somarriba.

Otro elemento que marcó el año legislativo, según Somarriba, fueron las reformas constitucionales.

“La Asamblea pasó discutiendo el tema de la unidad, de la confrontación con el Ejecutivo, se obvió el tema de las reformas electorales y en materia de votos las reformas constitucionales tampoco se pudieron concretar”, dijo el experto en temas políticos del Ipade.

Lo fatal

Para Somarriba, el desenlace “fatal” de todas esas discusiones fue que en materia económica se hicieran tres reformas al Presupuesto General de la República, afectando principalmente al sector salud y educación por el congelamiento de los fondos de la ayuda internacional.

En general, el Ipade concluye que desde el Parlamento no hubo una agenda para enfrentar la crisis económica; no hubo una posición concreta en aspectos sociales ―ni de la oposición ni del partido de gobierno―; tampoco hubo reflexiones y planteamientos sobre el cambio climático, que es un tema a nivel internacional, dijo Somarriba.

“El tema de interés político fue el control del poder, que estuvo presente todo el año legislativo 2009 y de lo cual no se resolvió ni se ha resuelto nada”, afirmó.

Sólo dos salvedades destacó Somarriba en la aprobación de leyes sociales: la Ley de Seguridad y Soberanía Alimentaria y la Ley de Fomento al Sector Lácteo y del Vaso de Leche Escolar, por lo demás, “fueron leyes políticas y más cantidad que calidad”.