•  |
  •  |
  • END

Las acciones orteguistas que intentaron silenciar las voces críticas contra el Gobierno, sólo lograron estallar la creatividad de los jóvenes, quienes este año usaron desde pañales desechables, hasta vacas flacas para llamar la atención y hacer ver que no están de acuerdo ni con la reelección presidencial ni el fraude electoral ni con las acciones arbitrarias del Presidente Daniel Ortega.

El 31 de marzo del 2009 15 jóvenes descontentos con las irregularidades ocurridas en los comicios municipales del nueve de noviembre 2008, tiraron cabezas y patas de chanchos en las instalaciones del Consejo Supremo Electoral, CSE, ubicado en Metrocentro.

Con megáfono en mano, los jóvenes llamaron “chanchos come-votos” a los magistrados del CSE; “eso no se come, chanchos, chanchos... chanchos”, repetía eufórico e incansable uno de los manifestantes. Algunos llevaban máscaras que, según ellos, representan una lucha folclórica contra las arbitrariedades del gobierno.

Protesta de Santa Claus

El 16 de julio, la navidad eterna de la familia presidencial fue completada con un Santa Claus que le decía al mandatario nicaragüense que no le pidiera de regalo la reelección presidencial, porque “este año se ha portado mal”.

La manifestación se realizó en la Rotonda “Jean Paul Genie”, donde aún sigue ubicado uno de los costosos árboles de Navidad que mandó a poner el Gobierno en todas las rotondas de Managua.

Los muchachos se presentaron con máscaras de Santa Claus, uno de ellos disfrazado con la tradicional vestimenta de este personaje navideño y con pancartas que exhibían críticas al Gobierno de Ortega.

“Indefensos y desnudos”
El 22 de julio un grupo de muchachos del Movimiento Juvenil Nacional, MJN, se tomaron varias rotondas de la capital, algunos usaron, como única vestimenta, pañales desechables para adultos y máscaras.

La particular manifestación formó parte de una jornada de protestas juveniles para demandar la destitución de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, y reformas básicas a la Ley Electoral.

Los manifestantes explicaron que los pampers simbolizaron lo “indefensos y desnudos” que están los nicaragüenses ante las arbitrariedades del Gobierno del Presidente Ortega.

La vaca ordeñada

El 24 de julio otro grupo del Movimiento Juvenil representó al pueblo “desangrado” por los funcionarios públicos, con una vaca flaca.

Al menos 20 jóvenes hicieron un recorrido con el bovino, mientras en el camino se iban burlando de los magistrados del CSE.

Luis Benavides, “el santo que no hizo nada”; René Herrera, “el enfermo que asegura que todo estaba amarrado”; José Marenco Cardenal, “el que hizo el cuadro”; Roberto Rivas Reyes, “el que reparte los riales”, y un Emmet Lang “yoquepierdista, a él le vale todo”, decía uno de los jóvenes con un megáfono.

“La vaca refleja la situación en que se encuentra Nicaragua, una vaca flaca, envejecida, triste, malherida, que está en esa situación por los políticos que han llegado al poder y, verdaderamente, sólo la han ordeñado, explicó uno de los manifestantes.

Leyes al inodoro

El 21 de octubre, miembros de la Red Nacional de Resistencia Ciudadana, en conjunto con la Coalición de Jóvenes, ridiculizaron a los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, haciendo una parodia de sus acciones con un inodoro.

Los manifestantes se plantaron frente a la sede electoral y uno de ellos, disfrazado de magistrado, utilizó la bandera nacional como papel higiénico. Eduardo Silva, miembro de la Red, explicó que de esa manera proyectan su repudio al fallo de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, que le concedió la reelección a Daniel Ortega y a sus 109 alcaldes y vicealcaldes.

Tiran huevos a magistrado del CSJ
El 22 de octubre, el magistrado presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Francisco Rosales Arguello, fue agredido a huevazos por un grupo de jóvenes que cubriéndose con máscaras de Monimbó ―como las que usaron los guerrilleros en la insurrección armada contra la dictadura de Somoza―, lo rodearon cuando se bajó de su auto en el parqueo del Canal 100 por ciento Noticias.

El acto contra el magistrado Rosales fue en protesta contra la sentencia que permite la reelección del presidente Daniel Ortega.

El 4 de noviembre, jóvenes universitarios hicieron una efímera protesta frente a la Universidad Centroamericana, donde prevalecieron los símbolos patrios y la entonación del Himno Nacional.

La última gran protesta

En la última “gran protesta” del año, el 21 de noviembre, algunos ciudadanos marcharon con escudos improvisados y cascos se seguridad por si se presentaban los orteguistas con sus piedras, palos y morteros.

La música fue una constante en toda la ruta de la marcha opositora: chicheros, cumbias, música testimonial, canciones de Mercedes Sosa, la “gigantona”, el “enano cabezón” y otros ritmos variados y como si se hubiese tratado de una fiesta de disfraces, el disfraz más repetido fue el de la primera dama Rosario Murillo y si hubiese sido un concurso de “te comparo con un marrano”, el ganador sería el presidente del Poder Electoral, Roberto Rivas.