•  |
  •  |
  • END

El ex embajador de Nicaragua en Costa Rica, Mauricio Díaz, quedó impresionado con la posición que tomó el Canciller de la República, Samuel Santos, ante las denuncias contra los hermanos Roberto y Harold Rivas Reyes, sobre el uso indebido de vehículos con placa diplomática en la Embajada en Costa Rica y calificó esa actitud como “yoquepierdismo”.

“A mi me impresionó la posición del Canciller de Nicaragua, la verdad que con los funcionarios nicaragüenses hay un yoquepierdismo increíble”, dijo Díaz.

El ex diplomático explicó que a diferencia de Nicaragua, Costa Rica es “una nación de ley y orden” y considera que si ya existe una investigación sobre el caso de los hermanos Rivas, lo más seguro es que se cumpla lo que manda la ley para procesarlos y juzgarlos.

“Aquí en Nicaragua todo mundo se burla del Derecho, aquí atropellan la Constitución, atropellan las normas”, manifestó Díaz.

En Costa Rica se hará justicia

El ex funcionario nicaragüense está seguro de que en Costa Rica los Rivas no lograrán evadir la justicia, pero prefiere esperar a ver lo que pasa con las investigaciones y el proceso, antes de adelantarse a los hechos.

Por otra parte, consideró que “el diario La Nación es serio” y no cree que vaya a publicar algo que no tenga sustento, en referencia a la serie de reportajes que revelan los trámites ilegales de los hermanos Rivas. También expresó que los contra-ataques de los acusados son una “cortina de humo” para desviar la atención sobre el caso.

En enero de este año el Embajador de Nicaragua en Costa Rica, Harold Rivas, acusó a Mauricio Díaz de promover “una campaña política” contra él, relacionada con una serie de investigaciones periodísticas sobre las propiedades de su hermano Roberto Rivas Reyes, presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, en San José y del alquiler de una casa privada para su familia.

A finales de este año, el fisco costarricense reveló que dejó de percibir 92 mil dólares por la exención de los tres vehículos que, según investigaciones del diario La Nación, fueron autorizados para el uso del embajador nicaragüenses en Costa Rica, Harold Rivas Reyes, y de un funcionario de la sede diplomática nicaragüense de nombre Guillermo José Matus Cortés.

La Cancillería de Costa Rica demandó el martes pasado la cancelación de la exoneración de tres vehículos lujosos con placas diplomáticas al Presidente del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, Roberto Rivas y su hermano el embajador Harold Rivas.

La entidad pidió al Ministerio de Hacienda cobrar la suma de 38 mil dólares por unidad, debido al mal uso que de ellos han hecho el presidente del Poder Electoral nicaragüense, Roberto Rivas Reyes y su familia.