Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El envío la mañana de ayer de un contingente de 70 efectivos militares nicaragüenses a Haití por parte del presidente Daniel Ortega, fue una medida urgente, humanitaria y necesaria, pero no por eso deja de ser ilegal, según explicó el primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro Moreira, luego de recibir en su despacho la iniciativa de decreto legislativo, el cual debe ser aprobado por los diputados.

Ortega presentó a la Primera Secretaría de la Asamblea Nacional, con carácter de urgencia, la iniciativa de decreto como lo contempla la Constitución Política la que otorga al Poder Legislativo la facultad para autorizar la salida de tropas nicaragüenses a cualquier país del mundo, así como el ingreso de efectivos militares de otras naciones a territorio nacional.

Navarro aclaró que no condena la actuación del mandatario nicaragüense por tratarse de un acto “eminentemente humanitario”, pero recalcó la necesidad de haber avisado vía telefónica a los miembros de la Junta Directiva o, al menos, al presidente del Parlamento René Núñez y a su persona.

Al artículo uno de la iniciativa de decreto establece que se autoriza “de acuerdo a lo establecido en el artículo 138 de la Constitución Política, la salida del territorio nacional de un contingente de 70 efectivos militares de forma rotatoria, de la unidad humanitaria del Ejército de Nicaragua, de ellos, 10 de la Policía Militar con armas y dos aeronaves AN-26 hacia la República de Haití en el período comprendido del 14 de enero al 28 de febrero del año 2010 en apoyo humanitario en la realización de operaciones de búsqueda, salvamento y rescate de la población civil afectada por el terremoto”.