Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

Las representantes de organizaciones de la sociedad civil, Luisa Molina y María José Zamora, defendieron el derecho de la población a proponer candidatos para ocupar cargos públicos, luego de que el contralor Guillermo Argüello Poessy llamó a dichas entidades a no ser “babosas” presentando listas de personajes idóneos para participar en la elección de 25 funcionarios públicos, entre ellos magistrados del Poder Judicial y del Poder Electoral.

Argüello Poessy invitó el pasado jueves a las organizaciones empresariales y de la sociedad civil “a que no sean babosos”, de caer en el juego de estar presentando lista de candidatos a los 25 cargos públicos que tienen que ser electos este año, pues según él, los mismos ya fueron escogidos por el ex presidente Arnoldo Alemán y el presidente Daniel Ortega.

Ante tal declaración, la enlace nacional de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, recordó que como organización de la sociedad civil, sólo cumplen el artículo 138 de la Constitución Política que establece como funciones del Poder Legislativo el “elegir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, en listas separadas propuestas para cada cargo por el Presidente de la República y por diputados de la Asamblea Nacional, en consulta con las asociaciones civiles pertinentes”.

Argüello Poessy “irrespetuoso”

Además, señaló que el planteamiento de Argüello Poessy es una falta de respeto para los ciudadanos, porque independientemente de si es cierto o no que Ortega y Alemán ya se repartieron los cargos, la población tiene derecho a proponer a los personajes que consideren idóneos para ocupar cargos públicos.

Mientras, la directora ejecutiva del organismo Hagamos Democracia, María José Zamora, dijo que “la sociedad civil tiene el compromiso con la ciudadanía de presentar la lista de personas que consideran que poseen las características que las hace idóneas para ocupar los cargos públicos que no han sido desempeñados correctamente”.

A juicio de Zamora, las declaraciones del contralor lo delatan como uno de los “actores” de la repartición de cargos públicos entre el Frente Sandinista de Liberación Nacional y el Partido Liberal Constitucionalista.

También destacó que la Contraloría General de la República, CGR, “ha sido muy complaciente con este gobierno”, el cual, según ella, “ha hecho lo que le da la gana”.