•  |
  •  |
  • END

Infructuoso resultó el empeño del diputado de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Eduardo Montealegre Rivas, por convencer a su colega del Frente Sandinista, Miriam Auxiliadora Argüello Morales, para que respaldara con su firma la iniciativa de “Declaración de incapacidad total y permanente del presidente Daniel Ortega Saavedra”.

Por más de 20 minutos, Montealegre conversó en el hemiciclo de sesiones con la legisladora conservadora y aliada del partido de gobierno, pero Argüello Morales negó su respaldo a la iniciativa. Montealegre no quiso revelar los argumentos que le dio Argüello para no respaldar la propuesta, y la diputada tampoco quiso dar declaraciones al respecto.

Al final, Montealegre consiguió la rúbrica de 41 diputados, y así la oposición presentó oficialmente ante la Primera Secretaría del Parlamento la iniciativa de Declaración de Incapacidad Total y Permanente del mandatario, y de esa manera lograr su destitución. Sin embargo, conforme con el artículo 149 de la Constitución Política, la aprobación de esta declaración requiere del consentimiento de 62 diputados.

El párrafo 10 del artículo 149 de la Carta Magna, establece como faltas definitivas del Presidente y Vicepresidente de la República: “a) la muerte; b) la renuncia, cuando le sea aceptada la Asamblea Nacional, y c) la incapacidad total permanente declarada por la Asamblea Nacional aprobada por los dos tercios de los diputados”. No obstante, no se establece ningún procedimiento.

“Paranoia de ratón”

El diputado del Frente Sandinista, Gustavo Porras Cortés, calificó de “disparate” la propuesta de Montealegre. “Es una locura, es un chamarrazo, es una paranoia de ratón”, expresó Porras, en alusión a la iniciativa.

Pese a que firmó la iniciativa, la diputada independiente Mónica Baltodano Marcenaro reconoció que la oposición está disgregada, y que difícilmente conseguirá los 62 votos necesarios para aprobar la propuesta. Según Baltodano, la iniciativa para detener los desmanes de Ortega “es la correcta”, pero mostró dudas en torno a su aprobación.

Por su parte, el jefe de bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Ramiro Silva Gutiérrez, no firmó la iniciativa alegando que “no tiene futuro”, pese a que sus compañeros Carlos García, Francisco Jarquín y Ramón Macías sí respaldaron la propuesta; mientras que Alejandro Ruiz no la firmó porque no asistió a la sesión de ayer. El ahora independiente Eliseo Núñez Hernández tampoco firmó la iniciativa.