•  |
  •  |
  • END

Masaya

El reiterado irrespeto a la Constitución por parte del presidente Daniel Ortega es como cuando “un conductor no se detiene ante la luz roja de un semáforo”, dijo aquí el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, durante una procesión de Cristo Rey que recorrió las principales calles de Masaya, y culminó con una misa en la parroquia de la Asunción.

El religioso puso como ejemplo a Babilonia, que no respetó los valores ni la libertad. A la Torre de Babel, cuyos constructores se llenaron de arrogancia y prepotencia por el poder; recordó los vicios en Sodoma y Gomorra.

“El profeta Isaías llamó a construir una ciudad en comunión, donde se pueda hacer converger redes de convivencia fraterna, vivir con dignidad, donde se respete la libertad de opinión, donde exista relación entre el ser humano y la tierra, con una sociedad más humana y justa, porque la ciudad es muy importante para el proyecto de Dios”, explica Báez.

La dictadura una tentación constate

Y agrega: “La dictadura, amenaza a la ciudad cuando algunos se creen dueños de los demás, los creen vasallos, como los únicos que tienen derecho de pensar, de decidir, y hasta de llegar a prohibir la libertad de rendir culto a Dios.

“La dictadura es una tentación, por la historia de Nicaragua llena de caudillos, que conducen al país como su propia hacienda”.

Debemos despertar

El prelado lamenta cómo los nicaragüenses se han quedado de brazos cruzados, “viendo cómo Nicaragua entra al caos por la violación de las leyes nacionales. Desde las diferentes funciones que desempeñemos, podemos construir una sociedad diferente”.