•  |
  •  |
  • END

El magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, José Luis Villavicencio, dijo ayer que el director ejecutivo de Ética y Transparencia, EyT, Roberto Courtney, no puede participar como observador nacional en las próximas elecciones de Consejos Regionales de la Costa Caribe, porque se “autodescalificó” desde el momento en que asumió una “posición partidaria”.

Villavicencio argumentó que Courtney ha afirmado en distintas ocasiones que ya está montado un fraude en los comicios regionales de la Costa, así que no encuentra razón para que sea observador electoral.

Hasta le mencionó a su mamá

“No puede ser observador electoral porque ya este señor es miembro de un partido político, ya está levantando la misma propaganda de un partido político…”, afirmó Villavicencio en alusión a Courtney.

Durante el alegato del magistrado para explicar el porqué Ética y Transparencia no puede participar como observador electoral, Villavicencio agregó que Courtney es “de origen norteamericano”, y que sólo tiene la nacionalidad nicaragüense por parte de su mamá.

Cada vez que el magistrado mencionaba el nombre del director de EyT lo pronunciaba con cierta ironía y excitación, como para dar a entender que tiene un nombre de origen inglés.

“Ya los medios de comunicación tienen las pruebas suficientes donde este señor, ya de antemano, como si el fuera un semidiós en la tierra, con toda la potestad de su soberbia, comienza a decir que nosotros tenemos planificado un fraude electoral… este señor no puede ser observador”, expresó Villavicencio repitiendo una y otra vez con tono jocoso el nombre de Courtney.

Observación internacional condicionada

Por otra parte, explicó que los organismos de observación extranjera que quieran participar, tendrán que usar su propio personal extranjero para hacer la fiscalización.

“No le vamos a permitir a ninguna organización internacional que contrate personal nacional para hacer la observación”, manifestó Villavicencio.

Consideró que no es correcto que venga un organismo extranjero a observar las elecciones “y entregue dinero a grupos de observación electoral nacional, entre comilla apolíticos, para que éstos después pasen un informe politizado”.

Señaló directamente al Centro Carter de ser “especialista” en hacer eso. “(El centro Carter) contrata “grupos nacionales” para que le hagan el trabajo de observación”, dijo.