•  |
  •  |
  • END

La Cancillería de la República emitió ayer un escueto comunicado en el que aclara que las declaraciones del vicecanciller, Manuel Coronel Kautz, sobre la posibilidad que Nicaragua reconozca al presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, “no representan la posición oficial del Gobierno”.

El jueves, el vicecanciller dijo en un programa de televisión que Nicaragua estaba evaluando reconocer a Lobo, pero que estaban a la espera de los pasos que al respecto diera la comunidad internacional.

Ésta no es la primera vez que la Cancillería tiene que aclarar alguna declaración de Coronel Kautz. En noviembre de 2009, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Minrex, tuvo que reiterar “su respeto, cariño y reconocimiento al pueblo holandés”, luego de que el vicencanciller llamara a Holanda “paisucho”.

La disculpa

“Se disculpa por las expresiones enunciadas por el Ministro por la Ley, recordando que Holanda ha sido solidaria con Nicaragua en los momentos más difíciles de nuestra historia”, decía el comunicado que emitió dicho ministerio en esa ocasión.

A pesar de que el embajador de Holanda, Lambert Grijns, ya había anunciado el desembolso de 30 millones de dólares para este año, Coronel Kautz, llamó “paisucho” a la nación holandesa, cuando se refirió a la visita de la delegación de la Internacional Liberal, encabezada por su presidente y diputado ante el Parlamento Europeo, Johannes Cornelis Van Baalen, a quien calificó de “entrometido” por hacer criticas al Gobierno.

Otras perlas

Aunque en círculos diplomáticos se comenta que no todo lo que expresa el viceministro es de su cosecha, en agosto de 2008, llamó “diabla” a la embajadora de Suecia, Eva Zetterberg, por emitir críticas al gobierno del presidente Ortega debido a la cancelación de la personalidad jurídica del Movimiento Renovador Sandinista y del Partido Conservador, lo cual les impidió participar en las elecciones municipales de ese año.

El vicecanciller también insultó a la comunidad internacional cuando en junio de 2008 advirtió a los embajadores y representantes de la comunidad cooperante, que inmiscuirse “en los asuntos internos de otro país” podría significar exponerse “a que lo saquen, y lo califiquen de non grato”. “Ellos son como la gata angora”, dijo ante los medios de comunicación en esa ocasión.