•  |
  •  |
  • END

Los opositores y oficialistas en la Asamblea Nacional no tenían hasta ayer certeza de nada. Ni un bando ni el otro se arriesgó a anotarse en la pizarra electrónica para hacer el quórum de ley y no hubo sesión. Resultado: los oficialistas lograron que no fuese aprobado el anteproyecto de Ley de Amnistía y los opositores se salvaron de que sus contrincantes rechazaran la iniciativa de ley.

La victoria en esta nueva batalla que amenaza con paralizar al Legislativo, fue adjudicada al Frente Sandinista, que llevó a sus partidarios hasta el hemiciclo del Parlamento para vociferar contra los legisladores opositores.

“No quisieron ni apuntarse porque sabían que ni llegaban a 40”, sostuvo el diputado del FSLN Edwin Castro refiriéndose a los opositores. Sin embargo el Frente Sandinista tampoco tenía certeza de tener los 47 votos necesarios para abrir la sesión parlamentaria y rechazar la iniciativa de ley.

Los ausentes de ayer

Los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) Ramón Macías, Ramiro Silva, Francisco Jarquín y de la Bancada por la Unidad Nacional (BUN), Ana Julia Balladares y Guillermo Osorno se ausentaron ayer, tal como ha ocurrido en otros momentos claves para los opositores.

La opositora Jamileth Bonilla, quien no pertenece a ninguna bancada, aceptó que no contaban con los votos suficientes para aprobar el anteproyecto de ley y culpó a los ausentes.

“Teníamos temor que al no estar los votos suficientes se metiera a discusión otro proyecto, mejor no arriesgarnos… Los nicaragüenses deben darse cuanta quiénes son los que están dispuestos a enfrentarse a chantajes del Frente Sandinista y quienes optan a estar en contubernio”, dijo Bonilla.

Así ocurrió

A las diez de la mañana el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, y la segunda secretaria de la Junta Directiva, Alba Palacios, se registraron en la pizarra electrónica. Fueron los únicos. Palacios constató que no había quórum y Núñez convocó a una nueva sesión esta mañana.

En dicha sesión estaba previsto que se discutiera el anteproyecto de Ley de Amnistía que beneficiará a los liberales Eduardo Montealegre y Arnoldo Alemán y una veintena más de funcionarios acusados por actos de corrupción durante los tres últimos gobiernos.

Dicha propuesta ha sido utilizada como bandera contra la corrupción por el partido de gobierno, que ayer movilizó a funcionarios estatales con pancartas y consignas hasta la Asamblea Nacional.

“La amnistía no pasa hoy, sino mañana. Si ellos quieren, es una batalla pírrica, está bien”, declaró Eduardo Montealegre justo cuando la mayoría de diputados liberales salía del hemiciclo.

Figueroa victorioso

En ese momento los diputados del FSLN, con José Figueroa a la cabeza, le hacían coro a un grupo enardecido de simpatizantes del FSLN que gritaba “ni un paso atrás” y que amenazaban con romper los vitrales del hemiciclo.

Según Figueroa “ya ganaron este primer round” y esperan a que “el pueblo” llegue hoy y mañana al Parlamento a “noquear”.