•   JUIGALPA, CHONTALES  |
  •  |
  •  |
  • END

El Secretario de la Conferencia Episcopal y Obispo de Chontales, monseñor René Sándigo, admitió que “la amnistía es un tema delicado, crea controversias, y probablemente las posturas tengan razón, porque pueden convertirse en un instrumento para que personas con antecedentes delictivos salgan en libertad y generen un clima de impunidad”.

El jerarca católico utilizó el principio: “Entre dos males, el menor”, y luego se preguntó: ¿Qué es menos dañino, el que se conceda amnistía a dos personas que pueden liderar una oposición, o que no se utilice la amnistía como un instrumento alcahueto?

Después de analizar lo favorable y lo desfavorable de la amnistía, monseñor Sándigo dijo: “Si la aprobación de ese instrumento legal es por el bien de Nicaragua, pues se le tiene que dar pase, de lo contrario, si no se gana nada, entonces que las cosas queden como están”.

También cuestionó la posición del Ejecutivo de buscar la reelección del magistrado presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto José Rivas Reyes, a quien calificó como “una persona desgastada y de poca confianza” para la mayoría de los nicaragüenses.

Otra opinión

Otra opinión es la del vicealcalde de Juigalpa, Benedicto Miranda Cantillano, quien asegura que “es un tema difícil aprobar una amnistía que beneficie a Arnoldo José Alemán y a Eduardo Montealegre Rivas, por eso mantenemos una condena permanente”.

En los barrios y comarcas de la ciudad, la estructura del Frente Sandinista ha organizado desde la semana pasada una serie de asambleas para explicar a los líderes, por qué no se puede “amnistiar” a Alemán y a Montealegre.