•  |
  •  |
  • END

El secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, confía en que antes que dé inicio la próxima ronda de negociación del Acuerdo de Asociación entre los países de la región y la Unión Europea, las naciones centroamericanas habrán resuelto los conflictos originados a raíz de la crisis en Honduras.

De Laiglesia arribó ayer al país como parte de una gira por el istmo previa a la siguiente reunión entre los negociadores de ambas regiones, que se realizará el 22 de este mes.

“La conclusión de este acuerdo es una prioridad para la presidencia española porque va a marcar un antes y un después”, sostuvo el funcionario español a la prensa.

Uno de los escollos que enfrentan actualmente los negociadores es el no reconocimiento al gobierno de Porfirio Lobo en Honduras. Sin embargo de Laiglesia, quien invitó a Lobo a participar en la cumbre entre la Unión Europea y Latinoamérica que se realizará en mayo en Madrid, se mostró optimista porque este problema se resolverá antes que se retomen las negociaciones.

Evita hablar si Nicaragua deberá reconocer a Lobo

“Esta es una cuestión que desde luego hay que resolver. Es uno de los problemas por resolver. Si no se sientan los negociadores a negociar difícil es que lleguen a acuerdos”, expresó de Laiglesia, quien agregó que tiene “la esperanza de que habrá una solución a bien de los intereses de todas las partes”.

A criterio de de Laiglesia, “es prematuro” plantearse el escenario en caso que Nicaragua continúe con la posición de no reconocer al nuevo gobierno de Honduras.

Mucho optimismo

De Laiglesia partirá hoy hacia Panamá y luego a Costa Rica, países donde esperar encontrar el mismo “optimismo” que en El Salvador, Honduras y Guatemala.

“De los países que he visitado hasta ahora tengo una ratificación del optimismo” con el que España asumió la presidencia pro témpore de la Unión Europea, señaló el secretario de Estado español.

“He encontrado un claro sentido de la urgencia de aprovechar esta coyuntura para avanzar más de prisa y he encontrado también una valoración muy objetiva con todas las partes de los problemas que aún quedan por resolver”, agregó de Laiglesia.

Bruselas suspendió las negociaciones en el marco del Acuerdo de Asociación en junio del año pasado, luego del golpe militar en Honduras que derrocó al ex presidente Manuel Zelaya.

Tras la investidura la semana pasada del nuevo presidente de Honduras, Porfirio Lobo, la Unión Europea mostró disposición de reanudar las pláticas, siempre que dicho país tome ciertas medidas, entre ellas el proceso de reconciliación nacional.

Ortega sólo queda en retórica
De Laiglesia fue consultado por las consecuencias de la retórica fuerte del presidente Daniel Ortega, quien continuamente critica el “imperialismo y el colonialismo” representado, según ha dicho, en países como España.

“Las relaciones son muy sólidas, se basan en intereses, valores, condiciones que van un poco mas allá de manifestaciones más o menos coyunturales que no tienen una importancia determinante”, respondió el funcionario cuando fue consultado.

Ortega también ha criticado las condiciones dentro del Acuerdo de Asociación. “Las condiciones que pone en todos los campos la Unión Europea a través de sus negociadores  son mucho más duras que el tratado que tenemos los centroamericanos con  Estados Unidos”, dijo el mandatario a inicios del año.