•  |
  •  |
  • END

Al menos la mitad de los nicaragüenses se siente poco optimista en torno al futuro cercano, pues un 51 por ciento de la población considera que el presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, dejará “algo” o “mucho” peor al país de cómo lo encontró al asumir el gobierno el 10 de enero de 2007.

Solo un 41 por ciento cree que Ortega dejará “algo” o “mucho” mejor al país cuando abandone el gobierno. Los resultados son parte de la última encuesta realizada por la firma CID-Gallup, entre el 30 de enero y el 4 de febrero de 2010, al entrevistar a 1276 ciudadanos mayores de 16 años.

Los resultados en este aspecto varían de acuerdo con las preferencias políticas. Por ejemplo, entre el universo de personas que se identificó como simpatizante del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, el 86 por ciento considera que Ortega dejará “algo” o “mucho” mejor al país.

Por el contrario, entre aquellos que dijeron simpatizar con el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, el 82 por ciento dijo que el Presidente abandonará el cargo dejando a Nicaragua “algo” o “mucho” peor que como lo encontró.

Alianza necesaria, pero improbable

En general, la población considera necesaria una alianza política para “derrotar” al Frente Sandinista en las próximas elecciones nacionales, no obstante, un porcentaje considerable de los encuestados ve poco probable que esa alianza se concrete.

El 57 por ciento de los entrevistados por CID-Gallup dice que una alianza para derrotar al partido de gobierno es “totalmente necesaria” (29 por ciento), o “necesaria” (28 por ciento). En contraste, un 39 por ciento considera “totalmente improbable” (13 por ciento) o “improbable” (26 por ciento), que esa alianza se haga realidad; además, un 36 por ciento ve “algo probable”, que la alianza política se defina.

En relación con las preferencias partidarias, el FSLN mantiene el mismo nivel que en noviembre de 2009, es decir, del 33 por ciento; en Managua, esa preferencia llega al 35 por ciento. El PLC pasó de 16 por ciento en noviembre 2009, a 15 por ciento de preferencia en febrero de 2010; en Managua, esa simpatía baja hasta el 13 por ciento.

En este ámbito, el Movimiento “Vamos con Eduardo”, encabezado por su presidente Eduardo Montealegre, no marcó en noviembre de 2009, mientras que en febrero alcanzó una simpatía de 9 por ciento, pero en la capital, bajó al 6 por ciento.

Sandinistas divididos

Por primera vez, el FSLN está dividido en tres tipos de preferencias. Un 23 por ciento se identificó como “sandinista orteguista”; mientras que un 15 por ciento se define como “sandinista no-orteguista” y un tres por ciento, como “renovador sandinista”.

Un 29 por ciento dijo no profesar ninguna ideología político-partidaria, y un 22 por ciento se definió como liberal; el cuatro por ciento se dice independiente y solo el uno por ciento se confesó conservador.