•  |
  •  |
  • END

El Ejército de Nicaragua es una de las pocas instituciones del país que aún goza del respaldo y confianza por parte de la población. Según los resultados de la encuesta de CID-Gallup, 7 de cada 10 nicaragüenses se oponen a que la institución castrense desaparezca.

¿Cuánto de acuerdo o en desacuerdo está usted con que desaparezca el Ejército y ese dinero sea utilizado en programas sociales?, preguntó la firma encuestadora a los ciudadanos nicaragüenses. El 73 por ciento respondió estar “en desacuerdo” o “muy en desacuerdo”; mientras que un 14 por ciento contestó estar “algo de acuerdo” y solo un siete por ciento dijo estar “muy de acuerdo”.

Por otra parte, según los resultados de la encuesta “entre los entrevistados existe la idea de que el Ejército de Nicaragua es una entidad apolítica que funciona apegada a las leyes y la Constitución. Entre los sandinistas esta idea es la que cobra mayor fuerzas; mientras que entre los seguidores de otros partidos políticos existe la idea de que las fuerza armada está sometida a la voluntad política de Daniel Ortega”.

En relación con ambas premisas, el 53 por ciento de los encuestados considera que el Ejército de Nicaragua “respeta la ley”; mientras que un 38 por ciento considera que “está sometido a la voluntad política de Ortega”.

Manejo de ayuda venezolana

Otro de los temas abordados por la firma encuestadora fue el uso y manejo de los fondos provenientes de la cooperación venezolana por parte del gobierno. El 49 por ciento de los encuestados cree que “hay corrupción en su uso, por parte de Ortega”; mientras que un 37 por ciento señala que “Ortega los utiliza en forma transparente”.

Además, el 46 por ciento de los ciudadanos consultados cree que los recursos financieros originados de la cooperación venezolana “se utilizan en programas de bienestar social”, y un 42 por ciento opina que “son utilizados (por Ortega) como si fueran de su propiedad”.

En otros tópicos que inciden en la vida nacional, la encuestadora enfatizó en el clima político y la inversión extranjera. Según los resultados del estudio, el 58 por ciento de los ciudadanos consultados considera que el actual clima político no contribuye a la inversión extranjera y solo un 32 por ciento opina lo contrario.