•  |
  •  |
  • END

La presidenta del organismo civil Hagamos Democracia y directiva fundadora del Movimiento Por Nicaragua, María José Zamora Solórzano, expresó ayer que es poco probable que en el corto plazo se cambie el futuro de Nicaragua, y considera que el trabajo de los organismos sociales de hoy en adelante, debe ser crear conciencia de los derechos ciudadanos, porque un cambio se ve muy lejano.

Sin querer ser pesimista, Zamora explicó que aún no existe una conciencia ciudadana que actúe contra un gobierno arbitrario y represivo, como considera que es el presidente Daniel Ortega Saavedra.

Zamora manifestó que defiende su posición porque la considera realista, ella cree que los ciudadanos no se han dado cuenta que una lámina de zinc, un juguete, una libra de arroz y frijoles que les da el gobierno, no van a cambiar el futuro del país.

Falta de conciencia

A la falta de conciencia de la gente viene a sumarse la división de la oposición política, que particularmente a ella la tiene “decepcionada”.

“Los partidos políticos nos han decepcionado; de las instituciones del Estado no podemos esperar nada porque están controladas; al Presidente nadie lo puede detener, pasa sobre la Constitución, sobre las leyes, emite decretos y ahora pretende reelegirse”.

Zamora insistió en que los partidos políticos tienen que cambiar, pero acepta que será un proceso a largo plazo no de “ahorita mismo”. “Tienen que modernizarse, tienen que demostrar que están abiertos a nuevos líderes, para renovarse, para cambiar su manera de hacer política”, manifestó Zamora.

Las marchas no generan cambios

Por otra parte, Zamora acepta que hacer “cambios sólo con marchas no es posible”, entonces plantea una organización diferente, con formas de lucha pacífica “que puedan botar al gobierno”.

Las nuevas formas de protesta que ofrece Zamora son, por ejemplo, hacer huelgas de hambre, no votar en las elecciones, no pagar impuestos, hacer elecciones paralelas donde voten los que están inconformes.

Pero manifestó que esas medidas no las pueden tomar sólo tres personas. “Son medidas que tenemos que tomar todos juntos como sociedad civil”, dijo Zamora.

Surge una esperanza
Mientras Zamora piensa lo anterior, en el barrio San Judas, el panadero Ermis Morales Ortega, quien se caracteriza por sus particulares manifestaciones “encadenado al pan de los nicaragüenses”, expresó que la descomposición política actual tiene que ser enfrentada con una nueva opción.

Morales Ortega anunció ayer la creación del Movimiento por la dignidad. La idea nace en uno de los barrios populares más conocidos de Managua: “San Judas”. Morales afirma que tienen el apoyo de sindicatos de trabajadores, maestros, los mismos panaderos y otros sectores populares del país.

“Nuestro objetivo es recoger la esperanza que está perdiendo la sociedad civil y rescatar todo lo que nos han quitado los políticos corruptos”, dijo Morales Ortega.

El próximo martes, Morales presentará oficialmente su movimiento ante los medios de comunicación y el miércoles lo hará ante el CSE para obtener la personalidad jurídica.