•  |
  •  |
  • END

La Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) están esperando la respuesta formal del Frente Sandinista para iniciar lo que el diputado Eduardo Montealegre, líder de la BDN, denominó “entendimiento legislativo” para elegir a 25 funcionarios.

Las facciones liberales aseguraron ayer que cumplirán con el compromiso de no reelegir a ninguno de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, tal como quedó contemplado en la segunda reunión de los opositores llamada “Metrocentro II”.

Sin embargo, aunque el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, aseguró que su “guía de negociación es Metrocentro II y la Constitución”, no descartó que el Frente Sandinista se oponga a dialogar bajo esas condiciones, y que éste provoque que, mientras no se nombre a los nuevos funcionarios, se aplique el Decreto Presidencial que manda a extender los períodos de los funcionarios a quienes se les vence su período este año.

“Todo es posible. Estamos bajo una dictadura que no es de Derecho, sino de hecho, lo único que nosotros podemos garantizar es que nuestra guía es el acuerdo de Metrocentro II y la Constitución”, señaló el vocero del PLC, Leonel Teller.

Montealegre espera

En conferencia de prensa, ayer, el diputado Eduardo Montealegre prefirió calificar como “entendimiento” y no negociación al acuerdo al que esta bancada legislativa y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) pretenden llegar con el partido de gobierno.

“Esperemos que la bancada de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) se sume”, expresó Montealegre, quien dijo que su par FSLN en el Parlamento, José Figueroa, en una plática informal le comunicó que “ya había pasado el mensaje” el Frente Sandinista, de que los opositores están esperando abrir las negociaciones.

Montealegre insistió en que la elección de los funcionarios no debe ser en combo, y reiteró que “esperan una respuesta formal de parte del Frente Sandinista”.

Explorando escenarios
Según el jurista y analista político, Alejandro Serrano Caldera, existe la posibilidad de que “el Frente Sandinista se cierre y diga que se nombran los que él quiere, y entonces el PLC y la Bancada Democrática Nicaragüense digan que no dan sus votos”.

Luego de que la oposición fracasara en el intento de anular dicho decreto a través de una ley ordinaria por considerarlo inconstitucional, el PLC presentó en el Tribunal de Apelaciones de Masaya, TAM, un recurso de amparo en contra del presidente Daniel Ortega.

El recurso fue admitido por el TAM, pero el Tribunal de Granada, TAG, mandó a anular lo actuado por su par en Masaya, por lo que según explicó Serrano Caldera, ahora sólo falta que la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia falle a favor de uno de los tribunales.

Mientras tanto, la decisión del TAM está paralizada, y, por lo tanto, “revive la vigencia del decreto” del 9 de enero, según explicó Serrano Caldera.

“En medio de esta maraña de cosas, de esta complejidad de situaciones, de esta mezcla en donde se está abusando del Derecho, de la Constitución y de las leyes como jamás se había visto, lo que queda claro es que el Frente Sandinista está guardándose las espaldas con el Poder Judicial”, aseguró el jurista.

Así, pues, predijo que “la CSJ podría decir: señores, el recurso que emitió el TAM no cabe y vive plenamente el decreto del presidente, asumiendo que con la decisión del TAG el decreto está válido”.

A lo que apuesta el FSLN

Pero otro escenario posible de cara a la elección de los 25 funcionarios es el que planteó el magistrado vicepresidente de la CSJ, Rafael Solís, que consiste en que algunos diputados del PLC, de la BDN y los de la Alianza Liberal Nicaragüense, formen un solo bloque liderado por el diputado de la BDN, Enrique Quiñónez, para negociar bilateralmente con el FSLN.

Ante ello, el PLC se negó a creer “que Eduardo Montealegre esté perdiendo el control de su bancada (BDN)”, y más bien su diputado José Pallais dijo que creen “en la solidez y en el liderazgo de Eduardo en el seno de su movimiento y de su bancada”.