•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

La sesión especial de la Asamblea Nacional en conmemoración del 400 aniversario del traslado de León a su ubicación actual se vio empañada cuando el alcalde de esa ciudad, Manuel Calderón, tomó la palabra, y los diputados opositores se levantaron.

Minutos antes, la directora del Teatro Municipal “José de la Cruz Mena”, María Manuela Sacasa; el obispo de León, Bosco Vivas Robelo, y el presidente de la Comunidad Indígena de Sutiaba, Fidel Bervis, hablaron ante los presentes sobre los detalles del éxodo que se vivió en León Viejo.

Cuando le correspondió el turno a Calderón, quien presidió la mesa a la par de la Junta Directiva del Parlamento, los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense presentes y otros pocos del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), se salieron de la Catedral, donde se realizó la sesión.

“Ladrón” de votos

“Vamos a darle la espalda al señor alcalde de facto, Manuel Calderón, es un ladrón de votos. La postura que hemos adoptado los diputados opositores no es en ningún momento un irrespeto, porque el irrespeto, en todo caso, es que él (Calderón) esté aquí”, declaró Eduardo Montealegre al salir de la Catedral acompañado del candidato de su partido, Ariel Terán, quien denunció un fraude electoral en los comicios municipales.

Los legisladores regresaron a sus asientos cuando el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, ofreció su discurso.

Núñez hizo una remembranza histórica, y al terminar de hablar, partidarios de Calderón gritaron vivas al alcalde.

Obispo guarda sus comentarios

El obispo Bosco Vivas Robelo no quiso hablar sobre el irrespeto que oficialistas y opositores hicieron el templo. “El festejo es para León, hoy quisiera hablar de León. No quisiera juzgar, depende de la óptica con que se juzgue. Querer que el obispo se defina es querer que el obispo tome bando por algún grupo y no lo voy a hacer”, expresó Bosco Vivas.

El diputado del FSLN, Filiberto Rodríguez, calificó la actitud de los diputados liberales como “parte de un show político”. Mientras, su colega del PLC, Wilfredo Navarro, uno de los que escuchó al alcalde leonés sin levantarse, se limitó a decir que no conocía la estrategia de los opositores, aunque sabía que “había un diablo por allí”.

“El temor y la envidia los ha hecho maleducados”, dijo Manuel Calderón cuando los opositores salieron de la Catedral.

Luego del brindis, un grupo reducido de manifestantes sandinistas reclamó a los diputados liberales Eduardo Montealegre y María Eugenia Sequeira como parte de la campaña oficial “contra los corruptos”, pero no se dieron mayores incidentes.

Maestros protestan

Una representación de 30 docentes aglutinados a la Unidad Magisterial Sindical aprovecharon el desarrollo de la sesión solemne, para protestar y exigir a los legisladores un reajuste salarial del 50%.

“No queremos aumento salarial, sino un reajuste, rechazamos el 3% porque es ridículo, es una burla para el magisterio, exigimos un reajuste digno que cubra una parte del presupuesto de la canasta básica”, dijo Jasmina Torres, maestra de educación primaria en el municipio de León, quien colocó junto a sus colegas pancartas en las afueras del templo para llamar la atención de los diputados.