Matilde Córdoba
  •  |
  •  |
  • END

El ex ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo, envió una carta pública al presidente Daniel Ortega en la que le exige respeto para la ex mandataria Violeta Barrios, a quien identifican como corrupta en propagandas pagadas por el “Poder Ciudadano”.

“Exponer el rostro de doña Violeta en los difamantes anuncios que su partido ha colocado en sus medios de comunicación y en campos pagados en programas televisivos es, además de infame, un acto de profunda cobardía”, dice la carta, también firmada por la esposa de Lacayo e hija de la ex presidenta, Cristiana Chamorro.

En la misiva, Lacayo agrega que Violeta Barrios cumplió recientemente 80 años y está retirada de la vida pública. “Desde que terminó su período de gobierno democrático y pacifista, el noble pueblo de nuestro país le otorgó un lugar en la historia que le permite mantenerse alejada de la polarización política que su gobierno promueve”, agrega.

Barrios derrotó a Ortega en las elecciones nacionales más observadas en Nicaragua, el 25 de febrero de 1990, hecho que Lacayo le recuerda al gobernante.

“Seguramente usted no soporta el recuerdo de una mujer frágil que hace veinte años, sentada en una silla de ruedas y sin armas, levantó al pueblo de Nicaragua para votar en las urnas. Lo martiriza que ella, con su autoridad moral y junto a la mayoría de los nicaragüenses, puso fin a la guerra, terminó con la dictadura y comenzó a reconstruir Nicaragua en paz y libertad”, dice el ex funcionario, a quien se identifica como el poder tras el trono durante la Administración de Violeta Barrios.

Según Lacayo, con esta campaña, también en contra suya, contra Arnoldo Alemán y contra Eduardo Montealegre, Ortega pretende asociar a la ex presidenta con “la corrupción que caracterizó el período de Arnoldo Alemán y la que ahora usted ha entronizado desde la Presidencia de la República con los recursos de la ayuda de Venezuela a Nicaragua”.

Finalmente, Lacayo avizora una derrota de Ortega como la ocurrida en 1990. “En unas elecciones libres, con observación nacional e internacional, y un Consejo Supremo Electoral como el que le está demandando Nicaragua, usted volvería a perder como perdió hace 20 años ante un pueblo triunfante que siguió a una mujer consecuente”, señaló Lacayo.