•  |
  •  |
  • END

Diputados de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista, PLC; de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, y de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, defendieron la recién aprobada Ley Especial para el establecimiento de condiciones básicas y de garantía para la renegociación de adeudos entre las instituciones microfinancieras y las instituciones en mora, mejor conocida como “Ley de Moratoria para el Movimiento ‘No Pago’”.

Los diputados de la BDN, Carlos Langrand; del PLC, Ramón González, y Carlos García, de la ALN, mostraron su desacuerdo con los representantes de la Asociación de Microfinancieras, Asomif, y del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, quienes señalaron que esta Ley promovería la cultura del no pago, y que pone en riesgo el crédito que ponen a disposición las instituciones de microfinanzas.

“Esta Ley no es para condonar deudas, al contrario, tienen que pagar. Todos esos señores tienen que pagar, lo único que hace (la Ley) es parar los embargos de propiedades y evitar el cobro excesivo de intereses por parte de las microfinancieras”, afirmó González.

En similares términos se refirió el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Carlos García Bonilla, uno de los promotores de la nueva legislación.

No es un premio

Por su parte, el diputado Carlos Langrand asegura que este tipo de medidas no es un premio para quienes no han querido pagar, pues lo que hará la Ley es renegociar las deudas a plazos y a intereses razonables en comparación con los altos intereses que cobran las microfinancieras.

Además, señaló que durante la época de Somoza se condonaron deudas cuando los productores pasaban por crisis severas, y que en la situación actual hay crisis tanto por la depresión económica mundial, como por la sequía.

“En Costa Rica se han hecho condonaciones cuando los agricultores pasan por mementos de crisis. No estoy de acuerdo con Asomif y con el Cosep. El mismo gobierno de los Estados Unidos lo hizo con quienes tenían problemas con el pago de sus hipotecas”, expresó.

Agregó que “los productores pasan por una crisis y no piden condonación. Nosotros estamos obligados a legislar no sólo para las microfinanzas sino también para los productores”.

Según el legislador, la tasa de interés del 16 por ciento todavía es alta para pequeños y medianos productores, y que los diputados de la BDN consideraban que se mantuviera en el 12 por ciento. Según Langrand, el mismo Banco de la Producción, Banpro, prestará este año a los productores a un interés del 10 por ciento.

Microfinancieras recuperarán cartera
Según el diputado de la BDN, Carlos Langrand Hernández, la Ley aprobada beneficiará tanto a productores como a microfinancieras, pues quitará el peso de los juicios y pérdidas de propiedades; además, permitirá a las instituciones financieras recuperar sus carteras, pues la tasa del 30 por ciento anterior era impagable.

Por su parte, el legislador Ramón González defendió la tasa establecida del 16 por ciento, pues considera que el 12 era demasiado bajo, pero que el 24 que pretendían las microfinancieras, era demasiado alto. Pese a ello, no dio tanta confianza a los productores, a quienes señaló de tener cultura de no pago.

“En parte tienen razón (Asomif y Cosep), todos estos señores que están ahí fueron miembros de la Cobra (empresa de cobranzas de Nicaragua en la década de los 90), cuando se les perdonó los intereses y sólo se les cobró el monto de la deuda. Está visto que ayer lo hicieron y lo van a seguir haciendo por la cultura que dejó el Frente Sandinista”, señaló González.

El diputado Carlos García Bonilla fue más drástico aún, y señaló que la Asamblea Nacional debería someter a revisión el estatus de estas microfinancieras, pues la mayoría, dijo, tienen su origen en organizaciones y fundaciones “sin fines de lucro”, cuya personalidad jurídica es aprobada por el Parlamento.

“Nosotros los diputados tenemos la facultad para anular personalidades jurídicas cuando las organizaciones no cumplen con el objetivo original por el cual fueron creadas”, advirtió García.