•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

El ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán Lacayo, ofreció “más de lo mismo”, pues, de resultar electo en los comicios nacionales de 2011, convocaría a todo el gabinete que lo acompañó en su primer período de 1997-2002, pero no refirió si llamaría a su ex recaudador de impuestos y ex amigo, Byron Rodolfo Jerez Solís, y a su ex padrino y ex asesor personal, Jaime Morales Carazo.

El 95 por ciento de los funcionarios del gobierno del ex mandatario se reunieron ayer con Alemán en Granada para sostener un “encuentro amistoso”, y, a la vez, con el fin de tomar insumos para la elaboración del Plan de Nación con miras a la campaña electoral que se aproxima.

El también presidente honorario del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, manifestó que si su partido ganara las elecciones presidenciales del 2011, llamaría a la mayoría de sus funcionarios.

“Son personas honestas y capaces, han sufrido las consecuencias y embates de mentiras y de calumnias, pero que hicieron una enorme labor de transformación a nuestro país. A una gran cantidad de ellos sí estaríamos dispuestos a llamar”, señaló Alemán.

Previo al encuentro que se realizó en la casa del doctor José Antonio Alvarado, ex ministro de Educación y ex ministro de Gobernación durante la “era Alemán”, el presidente honorario del PLC también se refirió a los 20 años de la abolición del Servicio Militar con la llegada de doña Violeta Barrios al poder, para quien pidió respeto, en relación con la campaña de desprestigio que impulsa el Frente Sandinista en sus medios de comunicación.

Sin embargo, dijo que no está de acuerdo con parte del campo pagado divulgado por el ex ministro de la Presidencia, Antonio Lacayo y por su esposa, Cristiana Chamorro, cuando ambos se refieren a su período de gobierno (1997-2002). “Estoy mandándole una carta a Antonio y a Cristiana por la alusión que hacen a mi período de gobierno: el que dice lo que quiere, oye lo que no quiere”, subrayó Alemán.

Alvarado, por su parte, expresó que “cuando se revisa la historia, las páginas de nuestro quehacer político dan cuenta de las transformaciones de la nación, de ese período que inició en 1997, de plenitud y de oportunidad tanto en el campo de la salud como en el de la educación, y estabilidad económica”.