Leyla Jarquín
  •  |
  •  |
  • END

El coordinador del partido Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Edmundo Jarquín, culpó al presidente Daniel Ortega por las consecuencias que podría traer la recién aprobada Ley Moratoria, que van desde la cancelación de líneas de crédito de parte de acreedores internacionales, hasta una cultura de no pago, según han estimado expertos.

En su programa radial, El Pulso de la Semana, el ex candidato presidencial aseguró que “el origen del serio problema que ahora enfrenta el país con la aprobación de la conocida como Ley de Moratoria”, está en las “incendiarias palabras” del mandatario en julio de 2008, cuando mandó a los productores a protestar contra las microfinancieras con las que tenían deudas.

“Han hecho bien en protestar en contra de los usureros, pero en vez de estar protestando en las carreteras protesten frente a las oficinas de los usureros y plántense frente a sus oficinas. Párense firmes, nosotros los apoyamos a ustedes”, expresó Ortega en esa ocasión.

Alcances de la ley
La Ley Moratoria es para todos aquellos deudores que se encuentren en mora desde junio de 2009, y contempla cuatro meses para reestructurar las deudas con las entidades financieras, con seis meses de gracia.

Estas deudas se renegociarán con una tasa de interés del 16 por ciento, y con un período de pago de 4 años para los adeudos menores a los diez mil dólares, y de cinco años para aquellos créditos mayores de 10 mil dólares.

Sin embargo, el sistema microfinanciero nacional anunció que solicitará al Presidente el veto de esta ley, porque consideran que la misma propiciará la cancelación de líneas de créditos por parte de acreedores internacionales, y un total de 100 mil pequeños empresarios del campo y de la ciudad que quedarán sin la posibilidad de acceder a financiamientos, entre otras consecuencias.

Y pese a que el sistema microfinanciero internacional ya se reunió con representantes del gobierno para expresarle esa intención, los diputados del Frente Sandinista, Edwin Castro y José Figueroa, defendieron la aprobación de la Ley Moratoria, diciendo que pretende solucionar un problema específico por una “única vez”.

Solución la tiene Ortega
Jarquín señaló que la solución a este problema está en manos del presidente Ortega, que es vetar la Ley y comprar a través de la Caja Rural Nacional, Caruna, todas esas deudas en mora y arreglarse directamente con los deudores.

“Como se ve, el presidente Ortega que alentó el Movimiento No Pago, tiene la solución al problema sin hacer daño al sistema financiero, al país y a decenas de miles de clientes del sistema financiero”, expresó el político.