•  |
  •  |
  • END

La dirigencia del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, decidió ayer suspender las conversaciones de unidad con el Movimiento “Vamos con Eduardo”-Partido Liberal Independiente, VCE-PLI; además, canceló el acuerdo de intención de unidad, cuyo documento pretendían firmar el próximo domingo 14 de marzo. El PLC tampoco cederá un solo cargo al VCE-PLI, de los 25 funcionarios en proceso de nombramiento en la Asamblea Nacional.

La decisión la anunció el presidente en funciones del PLC, Wilfredo Navarro Moreira, bajo el argumento de que el diputado y dirigente de VCE-PLI, Eduardo Montealegre Rivas se confabuló con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, para realizar un “fraude técnico” en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, con el fin de restarle votos al PLC y dejarlo sin la posibilidad de asumir el gobierno regional.

“No denunció irregularidades”
A juicio de Navarro, Eduardo Montealegre no dio muestras de querer evitar el fraude, pues no atendió los llamado de dirigentes del PLC a denunciar públicamente las irregularidades del proceso electoral regional y, además, no renunció a la representación legal de la alianza electoral integrada por el Movimiento Vamos con Eduardo, el Partido Liberal Independiente, PLI, y la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, como se lo solicitó el PLC.

Navarro recordó que, en su calidad de representante legal de esa coalición electoral, Eduardo Montealegre autorizó los nombramientos de los presidentes de los Consejos Electorales Municipales, CEM, de Paiwas, La Cruz de Río Grande y El Tortuguero, en la RAAS, mismos donde, según el dirigente del PLC, el FSLN y Montealegre les quieren “robar votos” para restarle tres consejeros.

Según Navarro, los presidentes de los tres CEM, corresponden a la Alianza Electoral Nicaragüense, ALN, por ser la segunda fuerza política conforme con los resultados de las elecciones nacionales de 2006. Sin embargo, el presidente en funciones del PLC asegura que esos tres funcionarios son militantes del FSLN “prestados” a la ALN para poder llenar los cargos; además dijo que “Montealegre lo sabía y no dijo nada”.

Montealegre: “Zapatero a tu zapato”
Por su parte, Montealegre señaló que las acusaciones de Navarro son infundadas “y me parecen que están basadas en algún mal entendido ya que, el PLC barrió en la RAAS”.

En cuanto al rompimiento de las pláticas de unidad y la cancelación de la firma de intención de unidad “no es exactamente así”.

“Lo que pasa es que ayer (el lunes) el doctor (Arnoldo) Alemán fue operado para implantarle una banda gástrica y cortarle el estómago para que pueda bajar de peso y por lo tanto no podría asistir a la reunión con monseñor Abelardo Mata (prevista para ayer), ni a la firma de la intención de Unidad planificada para el 14 de marzo”, explicó Montealegre.

Otra versión

Según Montealegre, el documento que se iba a firmar aún no está listo ya que los encargados de redactarlos eran Francisco Aguirre Sacasa y Eliseo Nuñez Morales “y el primero estaba encargado de la campaña en Corn Island por el PLC, y Eliseo anda en Bruselas como miembro del Parlamento Centroamericano”, dijo.

“Esas son las verdaderas razones por las cuales Wilfredo canceló las reuniones”, señaló.

En cuanto a los nombramientos pendientes en la Asamblea, Montealegre dijo que “ningún partido es dueño de ninguna magistratura ni tienen derecho heredado a ninguno. Eso es cuestión de votos”.

“Con quien yo me siento a discutir el tema de los nombramientos es con el doctor Alemán y él está operado y mientras el doctor Alemán no me diga que rompe el acuerdo inicial al que habíamos llegado, este acuerdo, a mi juicio, se mantiene”, enfatizó Montealegre.

El “fraude técnico”
El presidente en funciones del PLC, Wilfredo Navarro, explicó que el FSLN impugnó el 20 por ciento de las Juntas Receptoras de Votos, JRV, en Paiwas; igual porcentaje de las JRV en El Tortuguero; asimismo en La Cruz de Río Grande, de tal manera que las impugnaciones serán resueltas por los Consejos Electorales Municipales, CEM, de dichas localidades controladas, según Navarro, por miembros del partido de gobierno.

En las respectivas resoluciones se anularían votos favorables al PLC para disminuir el cociente electoral, lo que les haría perder un consejero por municipio y la mayoría en el Consejo Regional Sur; y con ello, la posibilidad de encabezar el Gobierno Regional.

“Eduardo Montealegre pretende, con Daniel Ortega, robarnos tres consejeros para darle uno al Frente y dos a Vamos con Eduardo-PLI”, dijo Navarro.

Conforme con las actas de escrutinio que tiene el PLC, en la RAAS le corresponden este partido 24 escaños, 16 para el FSLN, 2 para la Alianza Por la República, APRE; 2 más a Yatama y 2 a ALN-VCE-PLI. A los 24 escaños del PLC habría que sumarle el diputado regional con lo que se completaría una mayoría de 25 consejeros que le daría el respaldo necesario para gobernar la RAAS.

El “fraude técnico”, según Navarro, consiste en “acomodar las cifras” en los Consejos Electorales Regionales, CER, donde “están contando (los votos) solos”. En El Tortuguero, el FSLN impugnó 8 de las 41 JRV; en La Cruz de Río Grande, 8 de las 44 JRV; e igual número de impugnaciones en Paiwas.