•  |
  •  |
  • END

El espíritu del “olvido regional” pudo estar presente en el 64 por ciento de la abstención electoral, que fue el real vencedor en las votaciones de 90 consejeros regionales en la Costa Atlántica (Caribe) de Nicaragua. Pero también esa abstención puede estar relacionada con un “voto castigo” a los liberales que no salieron a ejercer su derecho ciudadano.

La coordinadora del Instituto para la Comunicación Intercultural de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, Uraccan, Ada Villarreal, explica en primera instancia que la desatención tanto del gobierno central como del regional, posiblemente logró una influencia negativa en los costeños, quienes ahora elevaron su nivel de no participación electoral.

Hay desencanto
Villarreal es categórica al afirmar que esa abstención es parte del “desencanto” que tiene la población porque no perciben cambios con ningún gobierno ni con ningún nuevo funcionario.

“Hay un desencanto por el abandono que tienen las comunidades donde aún no sean suplido sus necesidades, donde aún hace falta reinvertir, sobre todo porque la Costa representa un ingreso per cápita importante para el país”, manifiesta la académica originaria de Bluefields.

“Voto castigo”
Por otra parte, Villarreal valora que quien realmente ganó las elecciones fue el “voto castigo” que se revirtió en un abstencionismo.

La académica manifiesta que en estas elecciones no ganó ni el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, ni el Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

“Aquí ganó el pueblo, porque el pueblo ha dicho: ‘mirá, si vos te volvés a portar mal, yo te cortó’”, asegura la académica en alusión al sinnúmero de señalamientos de corrupción contra el PLC en la ciudad de Bluefields, partido que tiene la hegemonía institucional en la Costa Caribe Sur.

Explica que el abstencionismo se dio porque la propia gente del PLC no fue a votar y, por su parte el “voto disciplinado del FSLN” tuvo su oportunidad.

Una muestra

Una de las más recientes denuncias de corrupción fue la desviación de fondos de un proyecto que se estaba ejecutando en Laguna de Perlas, llamado “Amigas saludables”. Según la fuente consultada, los fondos se utilizaron para la campaña de los candidatos del Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

En ese sentido, Villarreal hace una fuerte crítica a las instancias reguladoras y fiscalizadoras del gobierno regional. “Ha habido muchas acusaciones, pero la Contraloría no ha dado muestras de transparencia y de que alguien ha sido detenido por corrupción”, expresa.

Autocrítica
En otro tema, la académica hace una autocrítica general al señalar que a pesar de poseer una Ley de Autonomía, los costeños no han logrado hacer un “buen gobierno regional”, en parte, por el fanatismo partidario.

“A 20 años de autonomía no hemos logrado hacer un buen gobierno regional, nosotros los costeños y las costeñas tenemos que aprender a gobernarnos y debemos dejar a un lado los intereses partidarios que estamos teniendo en la región, tenemos el gran reto de gobernarnos nosotros mismos”, expresa Villarreal.

En la encuesta electrónica de EL NUEVO DIARIO on line que pregunta a los ciberlectores “¿Considera que las elecciones regionales contribuyen a fortalecer la autonomía de la Costa Caribe?”, el 65 por ciento, equivalente a 261 votos, opina que no y un 34 por ciento, equivalente a 140 votos, opina que sí.

Réplicas del Pacífico
La académica explica que las política regionales se confunden con el rol de lo que pasa en Managua, lo cual repercute en una debilidad de gobernabilidad y autonomía.

Asegura que todo esto se acentúa por la falta de una actitud humanista y la falta de búsqueda del bien común de parte de los funcionarios costeños. “En las diferencias de los partidos tiene que converger el bien común”.

Villarreal espera que este nuevo Consejo Regional sea más beligerante con lo que la gente requiere y obviar las diferencias políticas para trabajar por el bien común.

“En principio tenemos que crecer y madurar y tomar una actitud más autocrítica hacia dentro y ser más proposititos, porque los conflictos que surgieron en los gobierno regionales, debilitaron todo el proceso electoral”.

Opiniones pos electorales
Un día después de las elecciones regionales todos están en las calles hablando del tema, algo que contrasta con la “apatía” que implica el abstencionismo. Pero en Bluefields todos tienen algo que decir sobre el proceso más pacífico y escaso de votantes.

Cuando concluyen las 78 horas de “ley seca”, un costeño afrodescendiente, que asegura no haber votado, grita: “no pudimos ni escuchar música por las h… votaciones”.

Como él varios expresan su indiferencia a las elecciones, pero les interesa saber cuántos concejales saco el FSLN y PLC.

La blufileña Ángeles Castillo es uno de los números que integra el 64 por ciento de personas que no votaron en las elecciones de Consejos Regionales de la Costa Caribe, que se realizaron este domingo pasado.

No hay opciones
Las razones que tuvo para no votar las expresas de manera directa: “no tenía opciones, ni estoy de acuerdo con ningún partido”, dice. Pero además explica que lo que más le molesta es que los partidos no le dan oportunidad a nuevas generaciones más profesionales.

Ernesto Díaz tiene otra visión sobre el proceso electoral. Él considera que aunque la gente no salió en masa a votar, los que lo hicieron estaban seguros de por quien lo iban hacer y eso para él es importante.

Considera que el FSLN es el partido que ha llevado más desarrollo a la región porque está apoyando proyectos de cooperativas, préstamos y los programas de “Hambre Cero”.

Víctima del ratón loco
Por su parte, Yanneth Kelly manifestó que en estas elecciones regionales hubo muchas irregularidades.

En su experiencia personal, Kelly por primera vez en su vida de votante no se encontró en el padrón electoral, pero aún así insistió en que tenía que votar porque siempre lo ha hecho en esa misma Junta Receptora de Votos, JRV, ubicad en el Colegio San José del Barrio Central de Bluefields.

Delmar Benneth Hodgson es un joven buzo de 20 años que no voto porque no tenía cédula, pero si la tuviera tampoco lo haría, porque considera que a los partidos sólo les interesa la gente en períodos electorales y luego se olvidan de ellos.

Benneth es originario de una comunidad llamada Sedneth Point y no ha tramitado su cédula porque ni siquiera tiene partida de nacimiento. En la comunidad donde vive, que esta ubicada frente a los Cayos Perlas, el huracán Félix se llevó todo los documentos del centro de inscripción y sólo desde Managua podría tramitar todos los documentos de nuevo.