•   AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, pidió este miércoles al gobierno cubano que libere a los presos políticos y demuestre al mundo que respeta los derechos humanos.

“Si Cuba liberara a sus presos políticos, tendría más autoridad para reclamar respeto a su régimen y a su forma de hacer las cosas”, aseveró el mandatario costarricense en una declaración leída en conferencia de prensa.

“Cuba tiene en sus manos la oportunidad de demostrarle al mundo los primeros signos de esa transición democrática, que desde hace mucho tiempo esperamos, tiene la oportunidad de demostrar que puede aprender a respetar los derechos humanos, sobre todo los derechos de sus opositores, porque no tiene ningún mérito respetar sólo los derechos de sus partidarios”, afirmó.

Arias dijo que ha decidido sumar su voz “al coro de indignación que recorre buena parte de nuestra América y del mundo” por la muerte del opositor cubano Orlando Zapata, quien falleció el 23 de febrero tras 86 días de huelga de hambre en La Habana.

El caso Fariñas
“Nada podemos hacer ahora para salvar a este disidente, pero podemos aún alzar la voz en nombre de Guillermo Fariñas Hernández, que desde hace 14 días se encuentra en huelga de hambre en Santa Clara, pidiendo la liberación de otros presos políticos cubanos, en particular de aquellos en precario estado de salud”, señaló Arias.

Insistió en que éstos son presos de conciencia, que “no han cometido otro delito más que oponerse a un régimen” y que fueron condenados por un juzgado de independencia “cuestionable”.

Se declara “lacayo del imperio”
“A esto se suma el hecho de que se trata de presos con una salud muy debilitada”, agregó.

El gobernante y Premio Nobel de la Paz 1987, quien restableció hace un año los lazos diplomáticos con La Habana, cortados en 1961, dijo que pensaba que el gobierno comunista de Cuba lo acusará de inmiscuirse en los asuntos internos de la isla y lo tildará de “lacayo del imperio”.

“Sin duda, soy un lacayo del imperio: del imperio de la razón, de la compasión y de la libertad”, dijo Arias, tras asegurar que seguirá denunciando la situación de los derechos humanos en Cuba.