•  |
  •  |
  • END

El ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez Mercado, expresó que el ex presidente Arnoldo Alemán seguirá en cuestión, mientras no demuestre con hechos que quiere salirse del pacto con el presidente Daniel Ortega y contribuya a elegir a funcionarios públicos transparentes.

“El presidente Alemán siempre está en una posición de probar su inocencia, él tiene que probar que tiene la voluntad de salirse del pacto, de ayudar a elegir funcionarios transparentes no sólo en el Consejo Supremo Electoral, sino en los otros poderes del Estado”, señaló ayer el ex vicemandatario en el primer gobierno sandinista en una entrevista en un programa de la cadena de televisión CNN.

Tiene que demostrar con hechos
“No vamos a tener la confianza en que él está cumpliendo con su palabra, en que ha empeñado salirse del pacto y en que quiere ayudar a elegir personas transparentes mientras no lo haga (…) va a seguir en cuestión, mientras no veamos sobre la mesa las evidencias de que contribuyó a un cambio radical en la composición de estos órganos, incluyendo el electoral”, agregó.

Las declaraciones de Ramírez surgen en un contexto donde la unidad liberal pasa por un mal momento, debido a los fuertes señalamientos de dirigentes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, en contra del presidente del movimiento Vamos con Eduardo, Eduardo Montealegre, a tal punto que se suspendieron las negociaciones.

El ex vicepresidente también fue consultado sobre la verdadera situación del país, pues mientras la oposición habla de una dictadura, organismos financieros internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial dicen estar satisfechos con este Gobierno.

“Mientras al FMI o al BM el Gobierno les entregue cuentas bien cuadradas en cuanto al cumplimiento de los programas monetarios de ajuste, ellos van a seguir diciendo que hay estabilidad en el país”, señaló al respecto.

Pero advirtió que no hay estabilidad en el país, sino que “hay una gran inestabilidad política que va a terminar repercutiendo en la economía porque no se trata solamente de buenas cuentas, en cuanto a los ajustes monetarios internacionales demandados, sino que el país funcione de manera democrática, y ese espacio se está agotando tremendamente”.