•  |
  •  |
  • END

Al parecer se está volviendo una costumbre del presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, adueñarse de las instituciones públicas, e incluso emitir mandatos en otros poderes del Estado, pues ayer ordenó al jefe de seguridad interna de la Asamblea Nacional impedir el acceso de los periodistas a su comparecencia ante los miembros de la Comisión Especial de Nombramientos.

Rivas, junto a los magistrados del CSE en pleno, fueron citados a las 2:00 de la tarde de ayer por la Comisión Especial de Nombramientos para la respectiva entrevista, pues todos aspiran a la reelección, sin embargo, cuando los periodistas llegaron a la sede del Legislativo e intentaron subir el segundo piso del edificio de las comisiones, los agentes de la seguridad interna impidieron el acceso alegando “órdenes superiores”.

Desautorizan a magistrado impostor
Una de las encargadas de prensa del Parlamento habló con el jefe de seguridad interna, comisionado Clifford Tijerino, quien le habría manifestado que la orden era de Roberto Rivas, sin embargo, el diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y miembro de la Comisión Especial, José Pallais Arana, rechazó las pretensiones de los agentes policiales, señalando que Rivas no tiene facultades para ordenar nada en el Poder Legislativo.

Todo indica que ni el presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, ni el director general, Ramón Cabrales, tenían conocimiento de la situación; mientras el diputado del Frente Sandinista, José Figueroa, dijo que tampoco sabía de la orden. Luego de la gestión de Pallais y de los diputados Ramón González y Víctor Hugo Tinoco, la orden fue revocada y se permitió el acceso a los periodistas.

Huye de prensa independiente
En un intento más por evitar que Rivas enfrentara a la prensa independiente, los diputados de la Comisión Especial decidieron trasladarse de lugar de reunión. Inicialmente se encontraban en el Salón Sacuanjoche, ubicado en el segundo piso del edificio de comisiones. Alegando que el aire acondicionado de esa sala se había dañado, decidieron trasladar la reunión al Salón Guardabarranco, ubicado en la planta baja y cerca de la entrada oeste de la sede parlamentaria.

Esta maniobra facilitó a Rivas y demás magistrados ingresar al edificio sin ser “molestados” por los periodistas, pues, además, la seguridad personal fue reforzada con agentes policiales que impidieron en todo momento el acercamiento al funcionario.

Llevan portátil como en el somocismo
Como si se tratase de un partido político y ellos sus dirigentes, los magistrados electorales en pleno se hicieron acompañar de una portátil de empleados del CSE, entre ellos directores intermedios, quienes incluso pedían a gritos la reelección de los funcionarios, y gritaban “vivas” a Roberto Rivas, convirtiendo la actividad en una especie de campaña electoral.

Una vez en el edificio, los magistrados fueron ubicados en una sala sin acceso a los periodistas; uno a uno, comenzando por Rivas, fueron pasando al salón de reuniones para las entrevistas, hasta que terminó el último magistrado.

Diputados no reelegirán a Rivas
Finalmente, Rivas accedió a brindar declaraciones, pero sólo contestó las preguntas de los medios oficialistas; mientras los diputados Víctor Hugo Tinoco y José Pallais aseguraron que ninguno de los magistrados sería reelecto en sus cargos.

Respecto de los señalamientos sobre irregularidades y fraude en los últimos dos procesos electorales, Rivas pasó la pelota a los diputados, alegando que toda “esa desconfianza” en el CSE, se puede resolver aprobando en el Parlamento una nueva Ley Electoral. Además, Rivas dijo que también debía aprobarse un Código de Campaña Electoral, un Código de Ética y una Ley de Partidos Políticos.

Según el presidente del CSE, también se debe mejorar el sistema de registro civil de las personas, pues todas las irregularidades en las elecciones municipales de 2008 y las regionales de 2010, las atribuyó a deficiencias en el sistema electoral en su conjunto y a una legislación obsoleta.