•  |
  •  |
  • END

El diputado Luis Callejas, uno de los impulsores de una iniciativa de ley que reformaría el Código Penal, de modo que se permita la interrupción del embarazo en casos extremos, reconoció que la aprobación de este anteproyecto es muy difícil por ser polémico.

Ayer, el colega de Callejas, el legislador Adolfo Martínez Cole, dijo que no apoyaría la iniciativa de ley, y que ésta no ha sido tratada en el seno de la bancada.

“Este tema es bien polémico y difícil. Va a ser difícil su aprobación, será difícil encontrar el consenso”, expresó Callejas.

El anteproyecto de ley que despenalizaría el aborto terapéutico, establece que no es delito de aborto cuando se interrumpe el embarazo para salvar la vida de la madre, siempre y cuando no pueda garantizarse médicamente, que es factible llevar el embarazo a término y preservar la vida de la mujer, explicó en días recientes el diputado José Pallais, otro de los impulsores de la iniciativa.

Iniciativa está en Primera Secretaría
La diputada del Movimiento por el Rescate del Sandinismo, Mónica Baltodano, es también impulsora de la iniciativa de ley, la que ya está en la Primera Secretaría del Parlamento.

El aborto fue penalizado en Nicaragua desde el 26 de octubre de 2006, en tiempos electorales, con la aprobación de diputados del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y del Frente Sandinista, a excepción de unos pocos diputados liberales, entre ellos los proyectistas y los del Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Actualmente el aborto se castiga con penas de uno a ocho años de prisión e inhabilitación a los médicos para ejercer la profesión hasta por diez años.