Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

La importancia de sentarse a conversar para lograr la paz, fue el mensaje que brindaron el Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, y el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, quienes se sentaron a rememorar sobre los acuerdos de Sapoá, que cambiaron el rumbo del país hace 22 años.

Jaime Morales Carazo, quien fuera el jefe negociador de la Contra en ese entonces, dijo al salir de la reunión, que “hicimos remembranzas sobre cosas anecdóticas que han ocurrido en la vida en común de todos los nicaragüenses”.

“Cuando las fuerzas beligerantes se sentaron a hablar y nos vimos cara a cara, fue realmente cuando se hizo la paz”, añadió el vicemandatario, quien le recordó al general Avilés: “A mí me tocó el privilegio de ser el jefe negociador de la Contra en ese entonces, y 22 años después aquí estamos sentados, completa y totalmente como hermanos, sin ninguna diferencia”.

Morales Carazo dijo que él ha mantenido las relaciones más cercanas y cordiales con los que han antecedido al general Avilés en la Comandancia General del Ejército, “por lo que creo que el fortalecimiento de la democracia en nuestro país pasa por la institucionalización y el Ejército ha dado un clarísimo ejemplo de eso”.

El vicemandatario también conversó con el jefe del Ejército sobre anécdotas, cuando siendo diputado ante la Asamblea Nacional visitó los Cayos Miskitos, así como los planes futuros para la protección de los recursos naturales, el saqueo de los bosques del país, la situación de la reservas Bosawás e Indio Maíz, donde los militares han sido claves en su defensa.

Avilés resalta labores del Ejército
Por su parte, el general Avilés dijo que la visita que le hizo a Morales Carazo fue con la nueva comandancia que comenzó a operar el pasado 21 de febrero.

El jefe castrense también hizo énfasis en las labores del Ejército sobre desastres naturales, así como la preservación de las 76 reservas naturales que hay en el país.

Confirmó que actualmente se han desactivado más de 180 mil minas, lo que significa un avance del 99.95% “de las que teníamos planificado destruir, que son un poco más de 179 mil minas, y eso no significa que después de esa fecha se concluyan las operaciones, porque estamos hablando del programa nacional de desminado humanitario.