•  |
  •  |
  • END

El congreso de los pueblos indígenas de la Región Central, aglutinados en la Coordinadora Diriangén, recordó a los diputados de la Asamblea Nacional la Ley de Pueblos Indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua, que no han querido aprobar desde hace más de cinco años.

Asimismo, señalaron las trabas puestas para la aprobación del convenio 1689 de la organización Internacional del Trabajo, ambos instrumentos les devuelve el derecho de propiedad a 24 pueblos indígenas de esta región cuyas tierras fueron compradas al Rey de España en los últimos días de la colonia.

La mayoría de los pueblos poseen títulos reales sobre extensiones de tierra de las que más del 70 por ciento está en manos de hacendados o extranjeros que llegaron a la zona. El reclamo de los indígenas de la Región Central es tanto para el gobierno como para los partidos opositores.

“No nos escuchan”
“Nos hemos seguido quejando y nadie nos ha escuchado, y los que se dicen abanderados de la libertad y de la democracia han sido los principales responsables de nuestra esclavitud”, señala la proclama aprobada en el primer congreso en el que participaron representantes de los pueblos de Matagalpa, Muy Muy, Sébaco y Jinotega.

En ese mismo sitio reclamaron a las alcaldías el respeto a la Ley 452 de Solvencia municipal, que exonera de impuesto bienes e inmuebles las tierras indígenas y que los gobiernos municipales se niegan a respetar.

“Ellos exigen a nuestros hermanos indígenas el pago de impuestos y hasta el chantaje de no inscribir un fierro u otros trámites municipales si no pagan el impuesto del que están exonerados”, señala la proclama.