•  |
  •  |
  • END

La Iglesia Católica nicaragüense cerró filas durante las festividades del Jueves Santo, en defensa del Papa Benedicto XVI, a quien se le ha responsabilizado desde la prensa europea por mantener un extraño silencio sobre casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes.

Periódicos de varios países del viejo continente señalan el actual Obispo de Roma de haber protegido a varios clérigos acusados de pederastia.

“Las fuerzas del mal no podrán minar al pilar de la Iglesia como es el Papa --Benedicto XVI-- los obispos y los sacerdotes”, aseguró monseñor Brenes durante la misa crismal del Jueves Santo en la catedral “Inmaculada Concepción de María”.

Seguidamente el arzobispo Brenes aseguró que la Iglesia Católica no será vencida “porque nosotros los sacerdotes no somos invento de los hombres”, en alusión a las críticas hechas a Benedicto XVI.

Monseñor Brenes también pidió al clero arquidiocesano integrado por más de 100 sacerdotes, no distraerse ante las actuales circunstancias que vive la iglesia Católica.

“Que nada, ni nadie nos distraiga”, pidió monseñor Brenes a los sacerdotes, mientras exhortaba a los fieles católicos a orar por los presbíteros.

Cinco años como Arzobispo

Durante la misa, monseñor Brenes recordó que la madrugada del 31 de marzo del año 2005, recibió una llamada telefónica del anterior nuncio apostólico, monseñor Jean Paul Goebel, anunciándole que el Papa Juan Pablo II lo había nombrado nuevo Arzobispo de Managua.

Brenes es el sucesor del cardenal Miguel Obando y Bravo, quien fue Arzobispo de Managua durante más de 30 años y de quien el ahora también presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua fue obispo auxiliar durante cinco años.

Brenes destacó que durante estos años al frente de la Curia Arzobispal de Managua, ha contado con el respaldo de los sacerdotes, religiosos y laicos.