•  |
  •  |
  • END

Los delegados del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Fulton Amstrong y Peter Kuilten, conversaron ayer con políticos de oposición sobre “el deterioro del ambiente institucional en Nicaragua”, sostuvo Edmundo Jarquín.

“Toda la plática estuvo centrada en cómo aquí se tiene un proceso electoral creíble, confiable, que pueda ser reconocido en el extranjero”, agregó Jarquín, quien se reunió ayer con ambos oficiales.

Jarquín agregó que “no le parece accidente” que lo hayan invitado junto al diputado Eduardo Montealegre. “Los 700 mil de Montealegre y 200 mil de nosotros (del MRS) fueron votos antipactos”.

Un sector modernizante frente al caudillismo

El político “no se atrevió a decir” que los ven como candidatos presidenciales, sino más bien como “un sector modernizante de la política frente al caudillismo tradicional”.

Según Jarquín, Amstrong y Kuilten “nos explicaron que la visita a Nicaragua formaba parte de una gira que incluía también a Honduras, para evaluar la situación política e institucional de ambos países”

“Nosotros les enfatizamos que no era momento en Nicaragua de hablar de candidaturas, sino de garantizar que para las elecciones de 2011 se tengan reglas del juego claras, confiables, lo que requiere nuevas autoridades del Consejo Supremo Electoral (CSE), que garantizarán que los votos se contarán bien. La confianza electoral, desde luego, requiere tener un buen padrón electoral y una observación electoral internacional y nacional apropiada”, agregó Jarquín.

La otra versión

Según Arnoldo Alemán, de la reunión con los delegados se deduce que “el hielo se terminó” y “hay una nueva etapa” en sus relaciones.

“Me visitaron en El Chile, desayunaron conmigo, en más de dos horas y media fue una larga conversación, quedó sentado que ya el hielo se terminó, hay una nueva etapa. Hablamos de todo, de los errores que se han cometido, que hemos cometido, y no me retiene el pasado, pero no me atormenta el futuro”, expresó el ex mandatario al ser consultado sobre su encuentro con los delegados.

Hasta el lunes no estaba confirmado que el PLC se reuniría con Fulton Amstrong y con Peter Kuilten, los jefes de Gabinete del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Sin embargo, la reunión se dio ayer, y según Alemán fue “muy amena”.

Esquivo sobre el fondo

Alemán fue cuestionado varias veces sobre si esta delegación vino a respaldar su candidatura en el proceso de elecciones primarias para escoger al candidato de la oposición que disputará la Presidencia de la República, así como si después de esa reunión mejoraron sus relaciones con Washington, pero fue esquivo con sus respuestas.

“Están bien claros de que el PLC es el partido mayoritario bien organizado, están bien claros de que es el que tiene estructuras en los 153 municipios”, contestó primero, y después dijo que le gusta más tener buenas relaciones con el votante nicaragüense.

Alemán aseguró que de acuerdo con lo discutido con estos delegados, el gobierno estadounidense “no se va a oponer a lo que el pueblo de Nicaragua escoja”, y entre risas confesó que espera que lo escojan a él.

No obstante, el presidente honorario del PLC sostuvo --como lo ha hecho desde su primer gobierno-- que “Estados Unidos debe dejar total autonomía para nuestros países”. “Nosotros somos los que tenemos la obligación de salvar a nuestro país, y en ese aspecto les digo que Arnoldo Alemán es un demócrata que ha sido victorioso, gané las internas de la Alcaldía de Managua (1990), gané las nacionales (1996) y no me fui en 2000”.