•  |
  •  |
  • END

Mientras el Grupo de Amigos de la Carta Democrática Interamericana y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, urgieron al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza, a convocar al Consejo Permanente para analizar la situación de Nicaragua y tomar las medidas correspondientes, el Gobierno a través de la Cancillería le demandó abstenerse “de brindar declaraciones con ribetes injerencistas y basadas únicamente en reportes mediáticos parciales”.

Insulza expresó el miércoles su “profunda preocupación” por los incidentes protagonizados por turbas afines al gobernante Frente Sandinista en contra de diputados opositores, dejando daños materiales como dos carros quemados, otros dos dañados (uno de ellos de Canal 12), y heridas a cuatro diputados liberales y a un periodista oficialista.

Declaraciones no gustaron

Sin embargo, las declaraciones del Secretario General de la OEA no agradaron al PLC ni al Gobierno, pues el primero calificó su actitud de “blandengue”, y el segundo lamentó “el profundo desconocimiento acerca de la realidad coyuntural nicaragüense”, en alusión al pronunciamiento de Insulza.

El Grupo de Amigos de la Carta Democrática Interamericana y el PLC coincidieron en exhortar al Secretario General de la OEA y a sus Estados miembros “a convocar una reunión del Consejo Permanente, a hacer las consultas necesarias y a activar los mecanismos correspondientes de conformidad con la misma”.

El artículo 20 de la Carta establece que “en caso de que en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente”.

El Grupo de Amigos de la Carta Democrática Interamericana está conformado por ex altos funcionarios de distintos gobiernos del continente americano y de organismos regionales, entre ellos, Jimmy Carter, ex Presidente de Estados Unidos, y Sergio Ramírez, ex Vicepresidente de Nicaragua.

La crisis según el Gobierno

No obstante, a través de un comunicado de la Cancillería, el Gobierno señaló que “no debe existir preocupación por situaciones que se producen en Nicaragua y en muchos países del mundo, y que son simplemente expresiones legítimas de los pueblos ante hechos que no responden a los intereses populares”.

En el comunicado de la Cancillería, el Gobierno garantiza, además, que “las autoridades constituidas en Nicaragua tienen demostrada capacidad para controlar cualquier situación que se produzca”, resaltando que la Policía Nacional “tiene plena capacidad para asegurar la institucionalidad y mantener el orden público, tanto por su profesionalismo como por su estrecha y excelente relación con el pueblo”.

Núñez y Chávez difieren en origen de crisis

El presidente de la Asamblea Nacional, diputado René Núñez, se pronunció de la misma manera, pues justificó las agresiones de las turbas sandinistas diciendo que se trata de la “justa ira del pueblo”.

Pero todavía ayer se registraron hechos de violencia, a tal punto que esa fue la razón para que el presidente Daniel Ortega cancelara su viaje a Bolivia para asistir a la Cumbre Climática en Cochabamba. Ahí, su par venezolano, Hugo Chávez, aseguró que detrás de los conflictos políticos que han desembocado en violencia está “el imperio yanqui” para generar un “vacío de poder” en contra de su homólogo.

“Es el imperio que está por detrás, es el imperio yanqui que sigue amenazando a nuestros gobiernos progresistas, a nuestros gobiernos revolucionarios que hemos asumido la tesis de la construcción del socialismo”, afirmó Chávez durante su intervención en la cumbre.