•  |
  •  |
  • END

Las presiones violentas por parte del Frente Sandinista, y las jurídicas por parte la oposición ocurridas la semana pasada tuvieron como fin obligar a una negociación de los 25 cargos públicos pendientes de elección en la Asamblea Nacional. Habrá que ver ahora si el FSLN aceptará la no reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE.

De momento, la oposición parece haberse apuntado una victoria al remitir a la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos del Parlamento el anteproyecto de ley que deroga el decreto 03-2010, mediante el cual el presidente Daniel Ortega prorrogó el período de 25 funcionarios públicos, sin embargo, el presidente de la comisión legislativa, José Bernard Pallais Arana, no está muy convencido de que el proceso de formación de la ley se complete.

Para llegar a un dictamen, los liberales requieren del quórum en la Comisión de Justicia que permita las reuniones y consultas previas. En ocasiones anteriores, esta comisión se ha visto imposibilitada de trabajar ante la inasistencia de los diputados del Frente Sandinistas y sus aliados ocasionales de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, entre ellos, Alejandro del Carmen Ruiz Jirón.

Razones para dudar
Con sus constantes ausencias, Ruiz Jirón impidió que se dictaminara el anteproyecto de Ley de Nulidad de las elecciones municipales de noviembre de 2008, por lo que el mismo José Pallais debió remitir la iniciativa a la Primera Secretaría del Parlamento.

Precisamente esto es lo que hace que Pallais desconfíe un poco de sus colegas de la ALN. Además, considera que si antes de completar el proceso de formación de la ley que deroga el decretazo se logra un acuerdo con el Frente Sandinista para la elección de los 25 funcionarios, la legislación derogatoria ya no tendría ningún sentido.

La sesión del martes 20 de abril en el Holliday Inn no fue vetada por ningún diputado del Frente Sandinista, al menos públicamente, y usted ya recibió en su oficina el anteproyecto de ley que deroga el decretazo. ¿Cree que este silencio del FSLN es un reconocimiento tácito a la legalidad de esa sesión?
Yo pienso que sí hay un reconocimiento tácito en el ámbito legislativo, pero es previsible que el orteguismo continuará tratando de desconocer esta sesión totalmente válida a través de mecanismos judiciales.

¿Cuáles, por ejemplo?
Pudiera ser darle continuidad de oficio a la seudo-resolución que dicen que aprobó la espuria Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, la cual nosotros no conocemos y que tampoco creemos que sea cierto, por cuanto nos negamos a estimar que magistrados de la Corte Suprema vayan a resolver o a fallar contra ley expresa, porque la Ley de Amparo contempla que no procede en ningún caso la suspensión del proceso de formación de la ley.

¿Usted confía en que este proceso de formación de la ley derogatoria del decretazo no va a tener ningún obstáculo, considerando antecedentes?
Cuando las diferentes bancadas resistieron y no aceptaron la propuesta de la bancada del Frente Sandinista de mandar la iniciativa a una comisión especial, sino que insistieron en que fuera a la Comisión de Justicia, yo fui muy claro en decirles, tanto a Ramón González, como a Adolfo Martínez, a Víctor Hugo Tinoco y a Ramiro Silva que yo aceptaba que se enviara a la Comisión de Justicia si ellos lograban el compromiso firme y serio, respaldado por la bancada de la ALN, de parte de Alejandro Ruiz de conformar el quórum y asistir a las sesiones. Porque yo no iba a permitir que se usara a la comisión y a mi persona como presidente de esa comisión, para hacer un show político.

Hay un compromiso personal de Alejandro Ruiz, y de la Bancada de ALN, incluso para firmar el dictamen favorable y enviarlo al plenario para su aprobación.

¿Hay garantía que cumpla?

No, la garantía sólo el diputado Ruiz y su bancada la pueden dar. Yo no puedo responsabilizarme con él, ni lo intento ni lo voy a hacer. Incluso hablé con él para que sugiriera el día que yo convocara.

¿Cuándo comienzan las consultas y con quiénes?
Las consultas comienzan la próxima semana, inmediatamente que se apruebe el calendario. Yo estoy proponiendo invitar a una serie de profesionales del derecho, constitucionalistas principalmente, que nos den sus opiniones sobre este asunto y hagan propuestas o sugerencias para mejorar la redacción del proyecto de ley en base a su adecuación al marco constitucional del país.

¿Cuánto tiempo les podría llevar emitir un dictamen?
El Frente Sandinista va a tratar, de diferentes formas --por la vía de hecho, o por vías legales-- detener la discusión y aprobación de este dictamen, por lo cual los diputados de las bancadas democráticas que somos parte de la comisión, estamos clarísimos de que debemos tener mucha voluntad de resistir y de persistir. Me he fijado la meta de un máximo de dos semanas para emitir el dictamen y entregarlo a la Junta Directiva.

Si se extendiera el tiempo de las consultas hasta junio, ¿habría la posibilidad de una negociación para elegir a los 25 funcionarios y que el decretazo se caiga por su propio peso?
Esa posibilidad está abierta desde siempre, no de ahora. El Partido Liberal Constitucionalista conformó su comisión negociadora…

¿Ustedes están dispuestos a negociar los cargos aún antes de aprobar la ley derogatoria del decretazo?
Siempre lo hemos estado, guiados por el acuerdo de Metrocentro II, esa ha sido nuestra posición negociadora, porque queremos que las elecciones de 2011 sean aceptadas por todos y todas de una forma transparente y que se respete la voluntad popular. No queremos que las elecciones de 2011 sean la causa de un nuevo conflicto que nos lleve a una situación de riesgo al país, hasta que nos lleve a una guerra civil si alguna de las partes no acepta los resultados de esos comicios.

¿Ustedes insisten en la no reelección para los magistrados del Consejo Supremo Electoral?
Así es.

¿Significa que el PLC acepta la reelección de Rafael Solís y Armengol Cuadra en la Corte Suprema de Justicia, así como la reelección de los contralores y demás funcionarios pendientes?
No hay ningún problema. El PLC y las demás bancadas de oposición, lo que ratificaron en el Holliday Inn es Metrocentro II y la no reelección de los magistrados del Consejo Supremo Electoral y fue una resolución aprobada unánimamente por los presentes en un marco de mucha responsabilidad y de estar en una posición negociadora constructiva no destructiva y atendiendo a lo fundamental que es tener una árbitro electoral independiente y respetado por todos; agregar otro componente a esa posición negociadora nos llevaría a una profundización de la crisis.

¿La bancada de Eduardo Montealegre está de acuerdo; tengo entendido que ellos tienen sus objeciones respecto a la reelección de algunos magistrados de la Corte Suprema e incluso de algunos contralores?
La bancada de Eduardo Montealegre respaldó esta resolución del Holliday Inn como parte de un acuerdo unánime; no presentaron ninguna objeción y respaldaron ese consenso que se logró. Si ya van a actuar de una forma diferente a lo que se suscribió ahí y se aprobó ahí, no sé, habría que preguntarle a ellos.

¿Significa que una vez logrado el acuerdo de no reelección de los magistrados electorales con el Frente Sandinista el resto de los cargos los podrían ustedes negociar bilateralmente con el FSLN, aunque Eduardo Montealegre no esté de acuerdo?
Creemos que debe buscarse una negociación conjunta por lo menos de las dos fuerzas liberales, es decir el PLC y la Bancada Democrática; eso es lo que hemos venido trabajando, nos hemos reunido en varias ocasiones con Eduardo Montealegre; el doctor Arnoldo Alemán se ha reunido en muchísimas ocasiones en privado con Eduardo, solos los dos ellos para tratar de construir ese consenso y nos mantenemos en esa línea. Esperamos que Eduardo se sostenga en esa misma voluntad que nos ha expresado, de construir un consenso con el PLC.

¿Cree usted que el doctor Alemán estaría dispuesto de cederle alguno de los cargos a la Bancada Democrática?
Lógicamente sí hay una búsqueda de consenso entre ambos partidos y entre el doctor Alemán y Eduardo que han llevado directamente las conversaciones sobre estos asuntos es que están coincidiendo ellos y ambas bancadas en determinadas personas o figuras.

¿Ortega acorralado?
El desmonte de la violencia callejera del Frente Sandinista contra la oposición por parte del presidente Daniel Ortega tomó por sorpresa a algunos diputados no así a la dirigencia del PLC que mantuvo contactos con el alto mando del partido de gobierno, sin embargo, para el diputado José Pallais, ésta situación no es más que “una retirada táctica del orteguismo”.

¿Qué cree usted que hizo que Daniel Ortega desmontara su estrategia de violencia contra la oposición?
Yo pienso que es una retirada táctica del orteguismo, por diversas razones. Internacionalmente, el costo se le estaba incrementando a niveles perjudiciales para el mismo gobierno de Ortega. Un ejemplo de eso es que Ortega no esperaba una reacción del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza en la línea que esta se provocó y con la rapidez con que se provocó.

No esperaba Ortega que el trámite del Waiver que había sido muy tranquilo y con mucha normalidad en los años anteriores, presentara los obstáculos y las protestas que enfrentó en el Congreso y el Senado de Estados Unidos; no esperaba Ortega una reacción tan crítica de la comunidad internacional en general, como algunas declaraciones de embajadores europeos y una posición muy crítica a lo interno de diversos sectores como la Iglesia Católica y Evangélica y del sector privado.

Ellos midieron sus costos y beneficios; tampoco calculó nunca el orteguismo de que se iba a mantener la unidad de las fuerzas opositoras.

¿Ortega apostaba entonces a que la violencia lograra una división de la oposición?
Siempre han apostado a una división y continúan apuntándose a eso. Pero nunca previeron que fuera factible obtener y mantener por siempre 48 votos opositores. vieron también los orteguistas, que estos 48 votos estaban decididos a sesionar ya sea en la Asamblea Nacional, donde nosotros fuimos a pedirle la seguridad un día antes a la Policía Nacional; o fuera de la Asamblea Nacional. El orteguismo se dio cuenta que cuando a tu adversario le cerrás todas las salidas, la única opción es que te rompan el cerco que le pretendés hacer y tuvieron temor que el siguiente paso fuera la destitución del presidente de la Asamblea René Núñez.

¿Algún diputado del Frente Sandinista les expresó a ustedes que la sesión del martes en el Holliday Inn fue legal? ¿O cree usted que hay algo de convencimiento por parte de los diputados del FSLN de que esta sesión fue legal?
Yo no veo a ningún diputado del Frente Sandinista reconociendo la legalidad de esa sesión, pero ellos están claros de que fue legal y están claros de que no tienen formas en el Poder Legislativo de argumentar o hacer retroceder esa legalidad, han sido los primeros en reclamar la soberanía del Plenario que está recogida en el artículo 186 de la Ley Orgánica y que solo el Plenario puede deshacer todo eso.