•  |
  •  |
  • END

La reciente crisis de Nicaragua sólo podrá ser debatida en el seno del Consejo Permanente de la OEA, si hay una petición formal o si el secretario general del organismo, José Miguel Insulza, lo considera pertinente, explicó ayer en Lima el secretario adjunto de la organización, Albert Ramdin.

“Para que este tema sea discutido tiene que ser pedido por el Gobierno de Nicaragua, otro de los Estados miembros, o en todo caso si lo considera pertinente el secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos)”, dijo Ramdin en una rueda de prensa en Lima.

Nicaragua se encuentra sumergida en una crisis institucional por la pugna que mantienen el oficialismo y la oposición, desde que en enero pasado el presidente Daniel Ortega emitió un decreto para prorrogar el mandato de funcionarios de varios poderes del Estado, a pesar de que la competencia para ello corresponde al Parlamento.

Amigos de la Carta Democrática demandaron reunión
La semana pasada, el Grupo de Amigos de la Carta Democrática Interamericana y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, solicitaron a Insulza que se analice la situación de Nicaragua en la OEA, y que este organismo tome medidas.

Mientras, el Gobierno a través de la Cancillería le demandó a la OEA abstenerse “de brindar declaraciones con ribetes injerencistas y basadas únicamente en reportes mediáticos parciales”.

Además, en estos días se difundió por correo electrónico una carta pública suscrita por dos ex mandatarios, un ex primer ministro y tres ex vicepresidentes americanos, pidiendo a Insulza que convoque a una reunión del Consejo Permanente de la OEA para analizar la crisis en Nicaragua.

Insulza, por su parte, ha expresado su “profunda preocupación” por la violencia en Nicaragua.

Ramdin cree que hay diálogo
Ramdin, quien se encuentra en Lima para supervisar los preparativos de la 40 Asamblea General que se realizará en la capital peruana del 6 al 8 de junio próximo, enfatizó que “el rol de la OEA y sus líderes es seguir la situación de los países que atraviesan una situación de inestabilidad o cierta forma de tensión”, en alusión a Nicaragua, sin dar mayores detalles.

El diplomático surinamés se limitó a decir: “Sé que las autoridades de Nicaragua trabajan para resolver estos asuntos internos a través del diálogo y los canales institucionales legales”.

Alemán agradece a Insulza
A pesar de que el PLC calificó como “blandengue” la posición de la OEA, ayer el presidente honorario de esta agrupación política, Arnoldo Alemán, envió una carta a Insulza en la que dice que “le reconforta que en el seno de la OEA y en su persona exista una profunda preocupación por los hechos vandálicos que están sucediendo en Nicaragua a causa de la ruptura del orden constitucional”.

Alemán insistió en agradecer “su interés por buscar una salida a la crisis actual”, y reiteró que este partido no reelegirá a los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), “por su responsabilidad en los fraudes incurridos en las elecciones municipales de 2008 y las regionales de 2010”.